pesca
Los pescadores de Algeciras criticaron ayer que, un año después del accidente del 'New Flame', el Gobierno les sigue 'dando largas' ya que ni la Junta de Andalucía ni los ministerios implicados han contestado aún a las reclamaciones que presentaron tras el siniestro en relación al deterioro de los caladeros y las pérdidas ocasionadas al sector
El patrón mayor de la cofradía de pescadores de Algeciras, Francisco Soler, recordó que remitieron "numerosos escritos" a diferentes consejerías y ministerios, "pasando por la Casa Real, el presidente del Gobierno y el de la Junta de Andalucía". Sin embargo, según explicó, todos les contestaron que el asunto "no era competencia suya, sino del Ministerio de Fomento porque se encarga de los accidentes marítimos" y, hasta la fecha, "ni se ha puesto en contacto ni ha resuelto nada". Según dijo, el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, es "el único que se ha tomado en serio el asunto", habiéndoles contestado en diferentes ocasiones indicándoles que instó a la Junta a "tomar cartas en el asunto" y que ésta le reiteró que "no es de su competencia". Por tanto, "ya ha pasado mucho tiempo y todo sigue igual", se quejó. Desde que se produjo el siniestro, los pescadores algecireños anunciaron que tomarían las medidas judiciales necesarias para que "no quedase impune" y que reclamarían una compensación por las pérdidas económicas causadas por el accidente. En este sentido, señaló que aún no han fijado la cuantía de las pérdidas ya que lo que realmente pretenden es "que se pongan los medios necesarios" para evitar estas situaciones en la Bahía de Algeciras porque "ya son demasiados accidentes que están dañando los caladeros y, a la larga, los pescadores siempre son los más perjudicados". Soler afirmó que la Bahía algecireña está "muy afectada por la contaminación" y se dirigió al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino aseverando que "si pasa pasa y no tienen que ocultarlo a la opinión pública" y añadió que "se está haciendo daño al medio marino, a la ecología y a los caladeros y, en lugar de ocultarlo, tienen que decirlo y ponerle medios". Por último, el patrón mayor reclamó "más control en la zona" porque los medios contra la contaminación marina desplegados por el Ministerio "no son suficientes" teniendo en cuenta el "enorme tránsito" que se da en el Estrecho y "siempre pasa algo".