Rubalcaba y Chakib Benmoussa

La seguridad y la lucha contra el terrorismo internacional fue uno los principales temas que han abordado hoy los ministros del Interior de España y Marruecos. Tras la conversación que mantuvieron Alfredo Pérez Rubalcaba y Chakib Benmoussa, el titular de Interior español anunció que ambos países pondrán en marcha dos comisarías en Algeciras y Tánger donde trabajarán las fuerzas policiales de uno y otro lado de forma conjunta.

Este es uno de los acuerdos que alcanzaron hoy el ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, y su homólogo marroquí, Chakib Benmusa, durante el encuentro que mantuvieron en Rabat. En esta reunión abordaron diversas cuestiones relacionadas la inmigración irregular, la coordinación en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico y la protección civil conjunta, como se pone de manifiesto en la Operación del Paso del Estrecho (OPE).

En este operativo el ministro español destacó que, en lo que llevamos de año, 600.000 personas han transitado desde la península hacia Marruecos, lo que significa un 6% más que en el mismo período del año pasado.

Pérez Rubalcaba mostró su satisfacción por el grado de colaboración entre ambos países y por la calidad de las relaciones que han hecho también que hayan acordado presentar un proyecto de cooperación en materia de protección civil, "a la recién nacida Unión por el Mediterráneo". En materia de inmigración ilegal los ministros dijeron haber revisado los distintos operativos en marcha y Rubalcaba aseguró que "ambos países comparten un modelo de gestión". La inmigración tiene algunos "aspectos difíciles", señaló el ministro español, quien mencionó "la lucha contra las mafias que trafican con las personas; aquí también trabajamos juntos", dijo Pérez Rubalcaba. El ministro se refirió además a las últimas embarcaciones llegadas a las costas españolas con inmigrantes muertos, unos sucesos que calificó de "especialmente dolorosos para los dos países". Esos sucesos, declaró, "han puesto de manera dramática" este fenómeno encima de la mesa. No obstante, Pérez Rubalcaba recalcó que "año tras año" son menos los inmigrantes que intentan entrar irregularmente en España, con lo que se demuestra que somos "más efectivos en la lucha contra la inmigración ilegal". Para el ministro español, al igual que para el marroquí, la mejor forma para luchar contra la inmigración ilegal es "ordenar bien la legal" ,un mensaje que consideran que hay que trasladar y que hace "inevitables", con esta fórmula, las repatriaciones porque quien entra de forma ilegal en un país "lo normal es que vuelva al país del que salió". Sin embargo, el ministro español insistió, al igual que hizo ayer, en que se producen "situaciones, dramáticas, excepcionales y terribles", como las que han tenido lugar con las últimas embarcaciones, en las que murieron varios niños. "Es verdad, que una madre embarque, aunque sea ilegalmente, con su niño para buscar una vida mejor y que en el camino su niño muera y le tenga que echar por la borda es una situación dramática, insoportable para cualquier persona con un mínimo de sensibilidad y además es una situación excepcional, no es frecuente", agregó. Pérez Rubalcaba consideró que "el Gobierno no puede ser insensible a esa situación". "No lo vamos a hacer, son madres que han perdido a sus hijos tratando de llegar a España para buscar una vida mejor y no vamos a ser insensibles, es un caso excepcional y como tal lo vamos a tratar".

Chakib Benmusa, por su parte, destacó especialmente que la respuesta contra el fenómeno de la inmigración ilegal deber ser "global" pero incidió especialmente en que se defienda el derecho de "los que viven de forma legal" en territorio español. Benmusa aseguró que la cooperación entre ambos países en materia de inmigración legal "ha sido muy buena" pero pidió "respeto" para los marroquíes que viven en España y para que se garantice su seguridad.

Pérez Rubalcaba y Benmusa abordaron también la lucha contra el terrorismo y en este sentido acordaron algunos aspectos operativos, que no especificaron, pero que, en cualquier caso intentarán avanzar en el intercambio de información para que sea más fluida.