Los camiones provocaron retenciones en la A-7 y en el centro de Algeciras
Las reuniones mantenidas entre representantes de los ministerios de Fomento, Trabajo y Economía y el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), órgano que aglutina a las principales asociaciones del sector, acabó sin avances significativos, salvo el preacuerdo alcanzado ayer tarde entre las distintas patronales del sector y las empresas cargadoras, al que no se sumó Fenadismer. La primera jornada de huelga indefinida convocada por los transportistas autónomos, nucleados en torno a Fenasdimer, provocó retenciones kilométricas en las vías de acceso y cortes parciales de tráfico en las principales ciudades del país, auspiciadas por piquetes que algunos casos adoptaron actitudes violentas. Los primeros problemas de desabastecimiento de combustible comenzaron a producirse en Cataluña y el País Vasco. En el nuevo encuentro celebrado en la sede de Fomento, el Ministerio de Trabajo adelantó un paquete de medidas sociales, dirigidas a aplazar el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social durante un año, incluyendo la posibilidad de diferir en el tiempo dicho pago. En línea con este punto, también propuso reducir en cerca del 4% las cotizaciones empresariales para el ejercicio de 2009. Economía y Hacienda, por su parte, puso encima de la mesa propuestas para bonificar el 50% de las cuotas del IAE, reducir el impuesto sobre primas de seguros, agilizar la devolución del IVA y defender en la UE la fiscalidad mínima de los hidrocarburos. Fenadismer volvió a considerar estas medidas «escasas e insuficientes» e instó al Gobierno a presentar «un paquete de medidas potentes» que permitan al sector repercutir en sus precios los incrementos continuados del precio del gasóleo. Sobre esta reivindicación, uno de los nudos gordianos que ha originado la huelga indefinida, la asociación reclamó la necesidad de instaurar un gasóleo profesional para el sector, similar al que disfrutan otros modelos de transporte como el marítimo, aéreo y ferroviario, que disfrutan de una exención total de impuestos. Por otro lado, Fenadismer considera exitosa la convocatoria de Paro por la respuesta masiva de los transportistas en toda España y les insta a los actos de protesta que lleven a cabo se realicen de forma pacífica. A las protestas de los camioneros autónomos españoles se sumaron ayer las de sus colegas portugueses y franceses, que bloquearon los pasos fronterizos de La Junquera y el País Vasco con filas kilométricas de camiones apostados en ambos sentidos de circulación. En la frontera de Caya (Badajoz) los huelgistas impidieron el tráfico rodado, según informó la Delegación del Gobierno. Las mayores retenciones se registraron en las salidas y entradas de Madrid (A-1, A-4 y A-6, M-40), Castellón (CS-22), Granada (A-44), Gerona (AP-7), Valencia (A-3. A-7 y V-31), Alicante, Barcelona (AP-7, C-16 y C-31), Cádiz (Puente de Carranza), Málaga, Sevilla, Valladolid y Galicia. El director general de Transportes por Carretera, Juan Miguel Sánchez, salió ayer al paso de las críticas vertidas por Fenadismer y aseguró que las medidas que prepara el Ejecutivo para hacer frente a la crisis están «lo suficientemente maduras» para cerrarlas lo antes posible y alcanzar un acuerdo con el sector «a corto plazo». Sánchez puso de manifiesto la disposición del Gobierno para alcanzar un acuerdo y manifestó que el Ejecutivo hará «todo lo que está en su mano» para garantizar la libre circulación y el suministro del carburante y, aunque reconoció que si llegara el momento, se tomarán las medidas adecuadas, insistió en que «no es previsible que haya grandes problemas más allá de los normales».
Campo de Gibraltar
Unos 800 camiones se acumularon en los aparcamientos de Galera, la zona del PIF e Isla Verde Exterior. Las movilizaciones que se reprodujeron ayer en todo el país en el sector del transporte y que llegaron a colapsar el tráfico en algunos puntos, también se dejaron sentir en el Campo de Gibraltar. Así, más de medio centenar de camiones protagonizó una marcha lenta desde Algeciras hasta San Roque. Además los aparcamientos del Puerto de Algeciras se llenaron, el PIF paralizado, gasolineras y el Peñón sin suministro, carreteras de la comarca colapsadas... y pérdidas económicas irrecuperables. Aun así, afortunadamente se desarrolló en la zona sin incidentes violentos.