2.000 personas se congregaron en la playa de Sant Sebastià de la Barceloneta para contemplar en diferido a través de una gran pantalla el concierto con el que conmemoraba el Liceu los 50 años de profesión de Josep Carreras.