K Line
La “CKYH Alliance”, constituye el 2º grupo de megacarriers más importante del mundo, por delante de la la Grand Alliance, de MSC, de New World Alliance y de CMA-CGM, entre otros, y sólo por detrás del grupo A.P. Moller-Maersk
La naviera japonesa Kawasaki Kisen Kaisha (“K” Line) perteneciente a la “CKYH Alliance” junto a COSCO, Yang Ming Line y Hanjin, duplicó sus beneficios de explotación durante su ejercicio fiscal 2007, al registrar un incremento de un 111% hasta los 1.294 millones de dólares. Entre abril de 2007 y marzo de 2008, la compañía alcanzó unos ingresos de 13.285 millones de dólares, un 23% más que el año anterior, y unas ganancias netas de 828 millones de dólares, lo que supuso un aumento del 61% con respecto a 2006. Desde la naviera, destacaron la tendencia al alza de los volúmenes de mercancías que transportó en este periodo, especialmente en las rutas entre Asia y Europa, que experimentaron un crecimiento de un 20%. Atribuyeron este incremento, en el caso del norte del continente, a la solidez del euro y, en Rusia y Europa del este, a la fuerte demanda de consumo y destacaron el papel desempeñado por la nueva flota de 8.000 TEUs de capacidad puesta en servicio dentro de esta ruta. Explicaron que el volumen de las líneas entre Asia y Estados Unidos descendió ligeramente en la segunda mitad de 2007, pero que el tráfico total con Norteamérica aumentó en un 11%, gracias a la puesta en marcha de dos nuevas líneas con la costa este de EE.UU.
Aludieron a los buenos resultados experimentados por sus servicios intraasiáticos, especialmente las exportaciones desde Japón. Señalaron que con la puesta en marcha de dos nuevos servicios entre Sudamérica con Asia y Europa, respectivamente, y de nuevos buques en las líneas con Sudáfrica, incrementaron en un 36% el volumen de tráfico transportado en las rutas Norte-Sur.
Según “K” Line, tanto los resultados económicos como el transporte de los graneles sólidos se mantuvieron al alza, favorecido especialmente por las importaciones chinas de mineral de hierro con origen en Brasil y la firma de contratos a largo plazo para el movimiento de acero, carbón térmico y materiales derivados de la madera. En cuanto a los graneles sólidos, registraron cifras similares a las del año pasado, en cuanto a tráfico y resultados económicos, con especial énfasis en la fuerte demanda de productos petrolíferos de la India y China. Indicaron que el transporte de vehículos terminados desde Japón creció un 9% y se situó en los 3,4 millones de tráfico mientras que con otras regiones como China, la India, Oriente Medio y Sudáfrica, los movimientos aumentaron en un 22%, gracias a la puesta en marcha de nuevas líneas, o en un 38%, en el caso de los servicios con Sudamérica y el Caribe. Para 2008, desde “K” Line auguran unas previsiones a la baja, con unos beneficios de explotación un 4% inferiores a los del pasado ejercicio, un descenso del 6% en cuanto a las ganancias netas, pese a un crecimiento estimado de un 1% en cuanto a los ingresos, debido al encarecimiento del petróleo y a las fluctuación en el valor del yen. “K” Line Vision 100 La naviera japonesa ha anunciado, además, un nuevo plan de gestión a medio plazo que abarca de abril de 2008 a marzo de 2012, con el nombre de “K” Line Vision 100, en preparación del centenario de la compañía, que se celebrará en 2019. Los dos elementos claves de la iniciativa pasan por aprovechar las sinergias y fomentar el crecimiento sostenible y se centrará en cinco aspectos: la protección medioambiental, la seguridad en las operaciones, la reducción de la burocracia dentro de la organización, la distribución correcta de los recursos y las inversiones y la mejora del valor corporativo. En cuanto al aspecto económico, el plan contempla una progresión de ingresos que pasará de 12.918 millones de dólares en 2008, a 13.980 millones en 2009, 15.427 millones de 2010 y 16.870 millones de 2011. En cuanto a los beneficios netos la naviera aspira a alcanzar en el actual ejercicio 752 millones de dólares, 820 millones en 2009, 916 millones en 2010 y, finalmente, 1.012 millones en 2011. En esos años, “K” Line invertirá 11.377 millones de dólares en la adquisición de 180 buques, de los que 43 serán para contenedores, 65 para el transporte de graneles sólidos, 27 para material rodante, 34 para gas natural licuado (LNG) y 28 naves para el transporte de petróleo, entre otros.