US Florida
La organización ecologista Greenpeace ha exigido al Gobierno de Gibraltar que cesen las visitas de submarinos nucleares y ha pedido la intervención del ministro de Exteriores ante la llegada ayer de mañana de un nuevo submarino. En un comunicado, Greenpeace alude a la llegada del HMS Superb de la armada británica, con lo que la organización ha manifestado su 'rechazo y su protesta' al decir que se trata del segundo submarino nuclear que en menos de una semana hace escala en el puerto gibraltareño.
Greenpeace ha exigido al Gobierno de Gibraltar que 'ponga fin' definitivamente a estas visitas y reclama al Ministro de Asuntos Exteriores que actúe de forma inmediata y contundente para detener estas visitas que se reproducen con frecuencia. La organización ha señalado que 'la presencia de submarinos nucleares en la bahía de Algeciras supone un riesgo grave para el medio ambiente y la salud de las personas, y no es de recibo la pasividad del Ministerio español de Exteriores'. Por tanto, exige que actúen ya contra 'estas bombas nucleares flotantes', ha declarado Juan López de Uralde. Greenpeace ha asegurado que los submarinos de propulsión nuclear portan uno o dos reactores nucleares de los que obtienen la energía.