Almadraba Tarifa
Los ministros de la Unión Europea debaten hoy en Luxemburgo sobre medidas contra la pesca ilegal, el acuerdo con Mauritania y los planes de recuperación del atún rojo. La Unión Europea apoyará a España en su objetivo de perseguir a los buques, empresas y particulares que practican la pesca ilegal en cualquier océano del mundo. Así lo contemplará el reglamento que está preparando la Comisión Europea para prevenir y erradicar esas prácticas, y que los ministros de Agricultura y Pesca de los Veintisiete debatirán hoy. La idea de la Comisión es obligar a todos los buques de terceros países que pretendan desembarcar sus capturas en puertos de la UE a que cuenten con un certificado homologado y entregado por las autoridades de su país que garantice que su actividad respeta la legislación europea. Además, planea establecer un duro sistema de sanciones, elaborar un listado de barcos sospechosos y de países de abanderamiento con comportamiento dudoso, y avalar que cualquier Estado miembro pueda perseguir las prácticas piratas de sus ciudadanos y empresas aunque estas se realicen fuera de su jurisdicción. «El objetivo es eliminar las ganancias económicas de quienes incumplen las normas evitando la entrada en la UE de productos pesqueros procedentes de actividades ilegales, que representan un importante porcentaje del total», aseguran fuentes diplomáticas españolas. Para centrar el debate de los ministros y establecer una posición conjunta que permita a la Comisión acelerar sus trabajos, la Presidencia eslovena de la UE ha elaborado un cuestionario en el que les interroga por tres cuestiones: en primer lugar, si la nueva norma antipiratería debe afectar a los barcos abanderados en la UE, que ya están sometidos a una reglamentación sancionadora específica, o solo a los que portan pabellón de terceros países; en segundo término, cómo creen los Gobiernos de los Veintisiete que debe establecerse el sistema de certificación, y si cuentan, en este sentido, con propuestas alternativas. Finalmente, se les preguntará si consideran que los planteamientos de la Comisión son los más adecuados para combatir de manera eficaz la piratería. Por otro lado, el comisario europeo de Pesca, Joe Borg, informará sobre el nuevo acuerdo suscrito con Mauritania el pasado mes de Marzo. Este acuerdo reducirá las licencias a los cefalopoderos (pulperos) pero 'no será traumática, porque no estaba usando el 100% de sus posibilidades', según fuentes diplomáticas. Durante la reunión de los Veintisiete, además, analizarán las medidas previstas este año para recuperar los recursos de atún rojo tanto en el mar Mediterráneo como en el océano Atlántico oriental. Los almadraberos de Cádiz lo tienen claro: o se controla la masiva e industrial pesca del atún o irá desapareciendo paulatinamente hasta su extinción. Por el momento, la Organización de Productores Pesqueros de Almadraba confía en que el asunto se debata finalmente hoy en el Consejo de Ministros comunitario, dado que aparece en el orden del día de la reunión. Sin embargo, también es cierto que el punto estaba igualmente incluido en las agendas de las reuniones de abril y mayo y decayó tras el veto impuesto al asunto por Francia e Italia, dos de los países que practican la pesca industrial de los atunes y, por tanto, contrarios a cualquier restricción de la misma. Los almadraberos, confian en que la «Administración española defienda el plan de recuperación aprobado el pasado noviembre en Dubrovnik por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico» y que tendría una vigencia de quince años. Tallas mínimas Entre las medidas para su recuperación destacan las referidas a la elevación de la talla mínima a 30 kilos (ahora está en 6,4 kilos para el atún atlántico y 10 kilos para el mediterráneo). El atún rojo «no está maduro hasta que no alcanza los 30 kilos, por lo que que legalmente se está permitiendo una pesca de inmaduros», se pescan atunarros. Asimismo el acuerdo alcanzado en la ciudad croata contemplaría la ampliación de la veda para la flota industrial de cerco, que pasaría del mes actualmemte vigente a cinco meses. También se propone la incorporación de observadores a bordo de las embarcaciones pesqueras «para comprobar cuánto se pesca realmente», así como la prohibición de usar avionetas, cuya función es avistar los bancos de atunes para capturarlos luego de forma masiva. Sobreexplotación Y es que para las cuatro almadrabas gaditanas (Conil, Barbate, Zahara, Tarifa), el problema es la sobreexplotación a la que se está sometiendo la pesca del atún. Los actuales sistemas permiten capturas masivas. Un barco de pesca de cerco «puede capturar 2.000 atunes en un lance, y puede llegar a los tres lances diarios». Y sólo con bandera italiana navegan 99 embarcaciones de estas características, a las que sumar 37 francesas, 6 españolas de la zona catalana y otros barcos con banderas de varios países mediterráneos hasta completar los 1.250 barcos de cerco. Pesca artesanal La pesca por el sistema de las almadrabas es bien distinto. Para empezar sólo existen cuatro en España, todas concentradas en la provincia de Cádiz -Conil, Barbate, Zahara de los Atunes y Tarifa-, que vienen a representar el 0,01 por 1.000 de la pesca del atún atlántico, y que únicamente pescan ejemplares superiores a los 70 kilos de peso y siempre de forma artesanal. Este sistema ha permitido el equilibrio ecológico durante 3.000 años y ahora los almadraberos temen que la sobreexplotación de los caladeros acabe con ella. En la costa gaditana, este arte de pesca da empleo a 400 personas de forma directa (cien por almadraba) y otros 200 indirectos.