Maersk Line
El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) estudiará pasado mañana jueves en sesión ordinaria la solicitud de Maersk Line para abastecer combustible a sus buques portacontenedores de la clase C, S, G y E (los de mayor tamaño) del Grupo AP Møller. La APBA ha informado de que las operaciones de suministro se realizarían con los buques portacontenedores atracados y amarrados en sus muelles correspondientes. El buque de suministro permanecería atracado en los muelles del puerto de Algeciras, y se abarloaría al portacontenedor, también atracado, que necesitara suministro durante las operaciones de carga y descarga de contenedores. Según la empresa, la iniciativa minimizaría las operaciones y los riesgos, ya que para repostar los portacontenedores de grandes dimensiones las gabarras deben realizar tres suministros hasta alcanzar las 12.000 toneladas de combustible que necesitan este tipo de buques. Sin embargo, con el buque de suministro las operaciones se limitarían a una operación y se vería reforzada con la obligatoriedad de desplegar barreras flotantes alrededor del buque repostado. La APBA ha explicado que la iniciativa evitaría además el desvío de estos grandes buques portacontenedores a otros puertos próximos para tomar combustible, como ha ocurrido en otras ocasiones. Esta forma de operaciones de bunkering a los grandes barcos del Grupo AP Møller ya está siendo utilizada por Maersk en algunas de sus principales terminales en el mundo. A nadie escapa que el precio del petróleo ha tenido un impacto significativo en el costo de la carga contenerizada y obliga a nuevas estrategias para ajustar el precio final de las operaciones. Las compañías navieras implementan un cargo por ajuste en el precio del búnker (búnker Adjustment Factor o BAF) para compensar las fluctuaciones en el precio del combustible, el cual varía dependiendo del segmento de mercado y puede ser expresado en dólares por tonelada o por TEU (contenedor de 20 pies).