Después de dos meses de parada biológica, sin ayudas, la flota del voraz de la comarca se hace a la mar y vuelve a la actividad con un día de retraso, justo cuando lo ha permitido el tiempo.
Ayer a la mañana, seis barcos salieron del muelle pesquero de Tarifa al ver que el temporal remitía y de Algeciras salió una embarcación.
En la madrugada de hoy, estaba previsto que saliera el resto, un total de cien barcos entre los puertos pesqueros de Algeciras y Tarifa. Los primeros buques tarifeños en salir ya han cogido las primeras decenas de piezas, según dijo el segundo de abordo de la Cofradía de pescadores de Tarifa, Miguel Montano. Los pescadores han salido con bastante optimismo y esperan que tras dos meses de parada biológica se encuentren con buenas noticias y unos caladeros del Estrecho de Gibraltar que respondan a sus expectativas. Por su parte, en Algeciras, el presidente de la Cofradía de pescadores ya dijo que se esperaba unos caladeros "con bastante pesquería tras los dos meses de parada biológica" en los que "al caladero le ha dado tiempo recuperarse". "Los pescadores tienen muchas ganas de volver a la faena". Termina así un paro en los que, por primera vez, no ha tenido ningún tipo de ayuda económica para armadores ni pescadores. El plan de pesca del voraz establece una cuota anual de 270.000 kilogramos y una actividad máxima de cinco días a la semana.