Un conflit très dur

'Un conflit très dur'

Pararon los puertos más importantes y rechazan la reforma que quiere el gobierno. El Ministerio de Transporte considera que esta reforma y los 445 millones de dólares consagrados a la modernización de los puertos puede permitir pasar de 3,6 millones de contenedores en el 2006 a 10 millones en el 2015, que podrían generar 30.000 nuevos empleos. La CGT replica que la realidad muestra otras cifras: la reforma del status de los trabajadores de los "docks" en 1992 costó 4.000 empleos. La huelga de 24 horas de ayer, promovida por los estibadores de siete puertos estatales de Francia contra los planes del Gobierno de privatizar las operaciones de carga, bloqueó más de 100 barcos, informaron funcionarios portuarios. Aproximadamente unos 70 buques estaban retenidos en los muelles de Marsella, el principal puerto de Francia. Los paros también afectaron los puertos de Dunkirk, Le Havre, Nantes, La Rochelle, Dunkerque y Bordeaux. En Rouen, el mayor puerto de exportación granelero de Francia, las operaciones de los bulk-carrier se relentizaron. "La actividad está bloqueada en todos los sectores debido a esta huelga de 24 horas," afirmó a Reuters un funcionario del puerto de Marsella. En los puertos de Marsella y Nantes-St Nazaire no fue atendido ni un solo barco. A ella se sumaron no sólo los puertos autónomos afectados por la privatización sino los puertos descentralizados en cada región del litoral, solidarios con la convocatoria de la poderosa CGT francesa. En Fos-Lavera la huelga con un amplio seguimiento bloqueó el acceso de 39 petroleros y otros 19 estaban retenidos en los muelles.
Las huelgas del miércoles en la totalidad de los puertos de Francia llamados autónomos estaba programada para que coincidiera con la presentación de los planes de privatización en el gabinete. El ministro de transporte, Dominique Bussereau, dijo que la reforma planificada ayudaría a crear nuevos puestos de trabajo y a mejorar el funcionamiento de los puertos. "Este plan no está destinado a causar una regresión social, no hay una ambición ideológica, apunta a reavivar nuestros puertos," dijo a la radio francesa BFM.