Gibraltar desde Campamento
La Comisión Europea (CE) y la Agencia Europea de Seguridad Marítima (AESM) han seguido "muy de cerca" el accidente del buque New Flame en la Bahía de Algeciras y han enviado toda la ayuda pedida por las autoridades españolas, según dijo ayer el vicepresidente y responsable de Transportes, Jacques Barrot, en una respuesta escrita a una interpelación presentada por los eurodiputados socialistas Maruja Sornosa, Inés Ayala, Francisca Pleguezuelos, Mabel Salinas y Luis Yáñez. Los eurodiputados socialistas denunciaban en su interpelación que las autoridades gibraltareñas "no adoptaron ninguna solución razonable" al accidente del New Flame ni dieron información a las autoridades marítimas españolas, por lo que el buque sigue encallado desde agosto. Por ello, preguntaron a la Comisión qué piensa hacer ante la "inacción" de Gibraltar. Barrot respondió que "las autoridades de Gibraltar han supervisado las operaciones de asistencia, incluida la recuperación de hidrocarburos a bordo del buque, basadas en acuerdos entre el armador del buque y operadores privados". Añadió que "la legislación comunitaria ha permitido a las autoridades españolas recurrir a la asistencia técnica de la AESM en el seguimiento del accidente y de sus consecuencias medioambientales". El pleno del Parlamento Europeo debatirá el caso del New Flame el próximo lunes y emitirá una resolución sobre la gestión del accidente por parte del Reino Unido, España y Gibraltar.