Ro-Ro
La comisión técnica formada entre España y Francia para dirimir el concurso que adjudicará la primera autopista del mar europea ha preseleccionado los proyectos presentados por Acciona Trasmediterránea desde el puerto de Vigo, y por la francoitaliana GLDlines, en alianza con la gala CMA-CGM, desde el puerto gijonés de El Musel. La propuesta de Brittany Ferries desde Santander a La Rochela ha sido descartada por incumplir los requisitos técnicos de la convocatoria. La decisión se hará oficial en una reunión convocada para finales de mes en París, donde se conocerán las puntuaciones de cada una de las dos propuestas. La adjudicación quedará solo pendiente de la decisión política que adopten ambos países. Fuentes próximas a la comisión que arbitra el concurso informaron ayer de que el desenlace final podría conocerse antes del verano. Francia ha iniciado los trámites para su segunda autopista del mar con Italia y la Administración gala pretende resolver la ruta marítima con España antes de decidir sobre su conexión marítima en el Mediterráneo. En las últimas semanas ha cobrado fuerza la hipótesis de que los Gobiernos de ambos países puedan optar por una adjudicación conjunta entre Vigo y Gijón, que se repartirían de este modo las ayudas oficiales, algo más de 30 millones de euros en total. Sin embargo, fuentes del Ministerio de Fomento aseguraron ayer que esta es «solo una posibilidad» y recordaron que la decisión final podría inclinarse también por un único puerto. El presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, interpretó esta semana que el visto bueno técnico a la propuesta de línea entre Gijón y Saint Nazaire «asegura la puesta en marcha del proyecto de las navieras italofrancesas». Desde la Consellería de Política Territorial de Galicia, ayer se limitaron a calificar de «estratégica» la puesta en marcha de la autopista propuesta por Acciona, con Vigo como puerto base. Esta línea mantendría la ruta existente entre Vigo y Saint Nazaire, utilizada fundamentalmente por PSA Peugeot Citroën, y la ampliaría con un enlace por el sur con el puerto de Algeciras y otro por el norte con el enclave francés de Le Havre. Para la Xunta, la inclusión de un puerto gallego en esta ruta «reforzaría el sistema portuario autonómico y las posibilidades económicas de la región». El concurso prima especialmente la retirada de camiones en la frontera pirenaica, donde el tráfico pesado ofrece ahora una intensidad media diaria de 8.000 unidades. El primer año, las autopistas marítimas deberán garantizar la retirada de al menos 25.000 camiones del paso fronterizo. Al cabo de cinco años, cada autopista tendrá que haber eliminado 100.000 camiones de la frontera. La posibilidad de una adjudicación conjunta parte, primordialmente, de la falta de competencia y la complementariedad entre las ofertas de Vigo y Gijón. La ruta con base en El Musel calcula sus tráficos de partida contando con las comunidades de Asturias y Castilla y León. A su vez, Acciona Trasmediterránea plantea el crecimiento de su línea con los tráficos de Galicia y el norte de Portugal, a los que sumaría el apoyo logístico de las cargas que se obtengan tanto en Le Havre como en Algeciras, auténtico puente entre el Atlántico y el Mediterráneo y centro logístico para el movimiento de mercancías desde el norte de África.