bunkering gibraltar
Los ecologistas del Campo de Gibraltar la llaman la marea negra silenciosa. El Estrecho es uno de los lugares del mundo más baratos para las operaciones de bunkering, una maniobra que cuenta con el consentimiento de las autoridades del Peñón. Según los datos de las organizaciones que vigilan la conservación medioambiental en la zona, los grandes vertidos sólo son responsables del 12% del petróleo que llega a las aguas, mientras el 88% restante se produce de forma silenciosa, en vertidos menores por labores de limpieza, de fuentes terrestres o por el repostaje de combustible en pleno mar, desde un barco cisterna, sistema conocido técnicamente como bunkering.
La Comisión de Peticiones de la Unión Europea ha comunicado a la asociación Verdemar-Ecologistas en Acción que ha admitido a trámite su petición y ha anunciado el inicio de una investigación preliminar sobre el bunkering en el Estrecho de Gibraltar por parte de la Comisión Europea. En el escrito, al que tuvo acceso Europa Press, el presidente de la Comisión de Peticiones, Marcin Libicki, explicó que, tras examinar la petición del colectivo ecologista, decidió admitirla debido a que "las cuestiones que se plantean en ella inciden el ámbito de actividades de la Unión Europea". La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del organismo europeo aportará también su opinión. Con el compromiso de mantener informado del progreso del examen al colectivo ecologista, Libicki anexó la respuesta de la Comisión Europea a otra petición presentada por los parlamentarios escoceses Scott Barrie y Helen Eadie, de nacionalidad británica, que trata sobre un caso similar: los trasvases de crudo buque a buque en el Reino Unido. La denuncia de Verdemar-Ecologistas en Acción presentada en Bruselas va formulada "contra el Gobierno de Gibraltar" tras el accidente del New Flame, encallado en aguas de la Bahía de Algeciras desde el pasado verano sin que aún el Gobierno del Peñón ni la empresa aseguradora hayan encontrado una solución. El colectivo reclama "responsabilidades penales" a Gibraltar, medida a la que la Junta de Andalucía se iba a sumar, según anunció. La denuncia añade la actividad de bunkering que se desarrolla en el puerto de Gibraltar ante "la indefensión de nuestros gobernantes", amparándose en la Directiva del Parlamento europeo y del Consejo europeo relativa a la protección del medio ambiente mediante el Derecho Penal. Verdemar recordó que "en los últimos meses se están produciendo accidentes inexplicables de buques de gran tonelaje" en la zona, y aludió al accidente del chatarrero New Flame que, con 42.000 toneladas de chatarra, colisionó el 12 de agosto contra el petrolero Torm Gertrud, cargado con más de 27.000 toneladas de gasolina "y que pudo ocasionar un accidente sin precedente". Como medida de prevención, la denuncia de los conservacionistas incluye que "no existe una vigilancia adecuada ni medios para que pueda llevarse a cabo y tampoco un sistema de sanciones eficaz" para acabar con ciertas prácticas que "están poniendo en peligro constantemente al entorno de la Bahía de Algeciras y del Estrecho de Gibraltar". La Comisión de Peticiones de la UE puso como ejemplo de la función que pueden desempeñar en este asunto el caso de los parlamentarios escoceses que solicitaron del Parlamento Europeo la regulación del trasvase de petróleo buque a buque y la correcta aplicación en los Estados miembros de la legislación de la UE. La citada comisión consideró que estas operaciones deberían realizarse "prestando la debida atención a la seguridad medioambiental, guardando la correspondiente proporcionalidad con los riesgos y teniendo en cuenta las circunstancias locales" y se mostró dispuesta a adoptar "nuevas medidas" internacionales para garantizar la seguridad en estas operaciones marítimas.