?
El sindicato Coordinadora mantiene los paros convocados a partir del próximo viernes Cuando ya se ha superado el plazo legal para poder convocar las Juntas Generales de las sociedades de estiba sólo Valencia la tiene convocada el 14 de febrero, Barcelona además Tenerife, el mismo día 15 y Cádiz en declaración de intenciones. Queda clara la dificultad para cumplir el plazo concedido por Coordinadora, un ejemplo las dos sociedades de estiba asturianas (Sociedad Estatal de Estiba y Desestiba de El Musel (Gestiba), en Gijón, y Sociedad Estatal de Estiba y Desestiba del Puerto de Avilés) que no tendrán concluida su transformación en Agrupación Portuaria de Interés Económico (Apie) antes del próximo día 15 de febrero para evitar una huelga que, inicialmente, tendrá una semana de duración. Tanto el gerente de Gestiba, Adriano Cadrecha, como su homólogo de Avilés, Alejandro Alvargonzález, aseguraron ayer a EL COMERCIO que no hay tiempo en tan sólo una semana para concluir el proceso, que, eso sí, ambas entidades han iniciado ya. La petición de una auditoría de cuentas como paso previo para liquidar las sociedades estatales y determinar la situación económica que deberán asumir, por subrogación, las empresas privadas es el mayor escollo por lo que a plazos se refiere, ya que «una auditoría no se hace de la noche a la mañana», pero no el único si de lo que se trata es de adaptar la nueva situación a lo que determina la ley. La normativa cuya aplicación trata de forzar Coordinadora especifica que las empresas estibadoras tienen que tener contratados como fijos de empresa, al menos, al 25% de los estibadores, de forma que la bolsa de trabajo que actualmente suponen las sociedades estatales y que en el futuro mantendrán las Apies no supere el 75%, cosa que no ocurre ni en El Musel ni en el puerto de Avilés. Con las cosas así, los gerentes de Gestiba y Seavided descartan concluir la transformación antes del próximo día 15, fecha para la que ha sido convocada por Coordinadora, con abierta oposición de UGT, una huelga llamada a paralizar los puertos, pero confían en que los pasos dados sean suficientes para suspender el paro. Plazo En principio, sin embargo, los promotores de la huelga ven las cosas de manera distinta. El asesor jurídico de Coordinadora, Francesc Gallissá, considera que hubo tiempo más que de sobra durante toda la legislatura para adaptar el funcionamiento de las sociedades estatales de estiba a la legalidad vigente y aseguró que la mayoría puede funcionar ya como Apie el próximo día 15, «porque los puertos grandes tenían hecha ya su previsión y prepararon las cosas, probablemente para no encontrarse sus responsables con una posible querella por prevaricación. No hay que olvidar que tener las cosas como están puede deparar a los presidentes de las autoridades portuarias responsabilidad judicial». Hasta la fecha, sin embargo, no ha trascendido que el proceso haya concluido en ningún puerto, aunque recientemente se publicó la noticia de que en la Autoridad Portuaria Bahía de Cádiz está previsto estrenar la Apie el mismo día 15. Los planes de Coordinadora pasan, según su abogado, por desconvocar el paro donde se haya formalizado el cambio y mantener la huelga en los demás casos, cosa que no beneficiaría a los intereses de los puertos asturianos. En todo caso, el abogado de Coordinadora piensa que cabe realizar una evaluación de la situación en los distintos puertos unos días antes del comienzo del conflicto y tomar las decisiones que se consideren más oportunas. Coordinadora, dijo Gallissá, quiere evitar «excusas» como es, a su juicio, la exigencia del 25% de las contrataciones de los estibadores como fijos de empresa, «porque es algo que nunca se pidió y que está claro que es un sistema operativo que en puertos del Mediterráneo o Canarias, por ejemplo, no interesa». El Puerto de Las Palmas ha vivido el primer intento fallido de constituir las Agrupaciones Portuarias de Interés Económico (Apies), los empresarios de la estiba declararon necesitar más tiempo para estudiar esta pretensión y la han dejado sobre la mesa. Esto hará que se demore su constitución en varios meses. Sector Las empresas estibadoras privadas, a través de su organización estatal Anesco y el sindicato mayoritario en el sector Coordinadora están apostando conjuntamente por un cambio previsto en la modificación de la normativa portuaria promovida en su día por el Partido Popular (que ahora no dice que "la boca" es suya), que sigue sin ser aplicada en la estiba. Las empresas defienden que, ya que la responsabilidad económica de las sociedades estatales les corresponde, también deben tener el protagonismo de las decisiones. El sindicato busca tener las manos libres para negociar las condiciones de trabajo con la patronal, sin tutela alguna de la Administración.