Odyssey explorer
Odyssey Marine Exploration facilitó el viernes 25 a España información precisa sobre el tesoro de monedas de plata y oro hallado en mayo pasado, valorado en más de 500 millones de dólares.
"Como acordamos en el tribunal, hemos entregado al abogado que representa al Estado español la información requerida por el juez encargado del caso", señaló en una escueta nota Odyssey. El pasado 10 de enero, Mark A. Pizzo, juez que instruye el caso en un tribunal de Tampa (Florida- EEUU), dio un plazo de catorce días a la firma de exploración submarina para que facilitase al Gobierno español la localización exacta del pecio, así como información sobre el contenido de la carga hallada. El Gobierno español había exigido a la empresa submarina estadounidense, con sede en Tampa, que le proporcionara información específica sobre las coordenadas del tesoro y los objetos extraídos, entre otros detalles. El magistrado aceptó tanto la petición española como la reclamación de la empresa "cazatesoros" de que el Estado español se comprometiera a cumplir unas cláusulas de confidencialidad, antes de proceder a revelar información precisa sobre el cargamento rescatado. Asimismo, el juez obligó a Odyssey a permitir a España "acceso al contenido de la carga para examinarla", dijo en días pasados a Efe James Goold, el abogado que representa al Gobierno español, quien manifestó además su "ilusión por revisar esa información". La firma americana manifestó entonces su satisfacción porque el acuerdo de confidencialidad sobre el pecio llegase al punto en que se pueda "compartir información con España", pese al profundo desencuentro producido desde el principio. Dicha 'orden de protección' faculta a Odyssey a continuar con futuras operaciones de exploración submarina en los lugares arqueológicos y 'sanciona' cualquier 'interferencia' que se produzca por parte del Estado español, según Odyssey. Para Odyssey, era una irresponsabilidad 'difundir datos que permitieran la localización del sitio arqueológico' y que cualquiera con unos mínimos recursos pudiera tener la tentación de tratar de rescatar más objetos de valor. El pasado 18 de mayo la empresa Odyssey anunció el hallazgo, en la operación denominada Cisne Negro, de un tesoro que, según el Ministerio español de Cultura, es un "cargamento extraído de un pecio de bandera española". Odyssey ha reiterado en numerosas ocasiones que se trata de un tesoro compuesto de monedas de plata y oro y otros objetos de valor que fue extraído fuera de las aguas jurisdiccionales de España, en el Atlántico, y que ellos han cumplido con todos los requerimientos legales. La decisión del juez supone un avance sustancial para las aspiraciones españolas de recuperar el tesoro, aunque Odyssey fundamenta sus derechos sobre el pecio en que el tribunal federal de Tampa, competente en jurisdicción marina, le ha concedido el estatus de descubridor y depositario de todos los yacimientos recuperados en la disputa con España. La denominada ley de Almirantazgo y la Convención del Mar establecen que el 90% del valor de lo recuperado corresponde a la empresa o personas que llevaron a cabo el rescate.