trabajadores en lucha en el Puerto de Algeciras
El sindicato CGT calificaba de "rotundo éxito" el seguimiento de la huelga convocada en el sector de la limpieza portuaria. La totalidad de la plantilla, quince trabajadores, secundaron la protesta que continuaron durante toda la semana. CGT denuncia por su parte la falta de respuesta de la empresa Sufi, concesionaria del servicio.
Una gran pancarta en la que se leía: "Por un convenio justo", los trabajadores exigen que la plantilla, pase a formar parte del convenio provincial de viales, y no seguir en el convenio de oficinas, como se contempla en la actualidad. Según explicaba, Emilio Galiardo de la CGT, hasta el momento la empresa concesionaria del servicio no ha respondido a ninguna de las reivindicaciones tal y como quedó demostrado durante la celebración del SERCLA, señalan desde el sindicato. Galiardo apuntó que, junto a la reivindicación del convenio, los trabajadores demandan igualmente una revisión salarial que está congelada desde hace más de un año. "Los problemas de fondo se pueden resumir en dos- indicaba desde la CGT-, primero la negociación de acuerdo de mejoras firmado con la anterior empresa de limpieza y que actualmente está prorrogado, pues venció el pasado 31 de diciembre de 2006, y segundo, la modificación del convenio de referencia, que actualmente es el de limpieza de oficinas, por el convenio nacional de Limpieza Viaria, pues ninguno de los trabajadores de Sufi en el puerto de Algeciras realiza trabajos en esas dependencias, sino que lo hacen a la intemperie y rodeados, con mucha frecuencia, de un intenso tráfico de mercancías". La CGT manifestó al respecto que instará a la Autoridad Portuaria a que impongan fuertes sanciones por "incumplimiento de contrato" a la empresa Sufi y que de no reconsiderar su actitud de diálogo ante el panorama de un 2008 conflictivo, acuerde la disolución del contrato "por poner en peligro la buena marcha de la prestación de los servicios portuarios". "Las buenas empresas -apuntaba CGT- son aquellas que además de obtener buenos resultados económicos consiguen aunar la voluntad de sus trabajadores y trabajadoras en torno a sus fines. El caso de Sufi S.A. es meridianamente lo contrario". Añade por último que la huelga "de alguna manera está promovida por la empresa con el objeto de conseguir una posición de ventaja en una renegociación del contrato con la APBA. Situación fraudulenta de la que CGT no será cómplice". El alcalde de Algeciras, Tomás Herrera, también mantuvo una reunión con los trabajadores de la empresa Sufi y prometió mediar con la empresa.