Los prácticos garantizan a los buques la entrada y salida seguras
El Consejo de Ministros del pasado viernes 7 de diciembre aprobó medidas de protección aplicables a los puertos con instalaciones donde se prestan servicio a buques de pasaje, buques de carga de arqueo superior a las 500 toneladas y a las instalaciones portuarias que prestan servicio a dichos buques dedicados a viajes internacionales.
Con este Real Decreto se consigue una mejora de los sistemas de protección de las instalaciones portuarias y de los buques, ya establecidos en el sistema portuario español, y se extienden al conjunto del ámbito portuario las medidas de protección marítima que se aplicaban a determinadas instalaciones.
La nueva norma establece como Autoridad nacional en materia de protección del transporte marítimo y puertos a la Secretaría General de Transportes del ministerio de Fomento y fija las competencias que corresponden a los diferentes organismos involucrados en el transporte marítimo.
Comité consultivo
Además, la normativa introduce la figura del Comité consultivo del puerto como órgano asesor para el desarrollo de los procedimientos de implantación de las medidas de protección y coordinará a las distintas Administraciones y organismos que ejercen competencias en el puerto. La regulación de las medidas de protección de los puertos partirá de una evaluación de la protección por parte de cada Autoridad Portuaria, que permitirá la posterior elaboración y aprobación del Plan de Protección del puerto. Asimismo, cada Autoridad Portuaria nombrará un oficial de protección, que será el encargado de la implantación y funcionamiento del sistema de protección portuaria establecido. Las medidas reflejadas en los planes establecen tres niveles de protección: el nivel 1 recoge las medidas adecuadas que se aplican en todo momento; el nivel 2 recoge medidas adicionales aplicables cuando exista un riesgo incrementado que afecte a la protección marítima, y se aplicarán durante un período de tiempo; por último, el nivel 3 incrementa las medidas aplicables por el aumento del riesgo del nivel anterior.