Puerto de Málaga TDS
La ciudad marroquí de Tánger ha puesto en marcha recientemente un puerto que amenaza la bonanza económica del malagueño. Las previsiones dicen que será toda una referencia marítima en el tráfico de contenedores, principalmente. Los datos dan vértigo, pues tendrá capacidad para tres millones de Teus -contenedores estándar-, cuando en Málaga sólo caben 850.000.
Terminales del Sudeste (TDS), empresa concesionaria que gestiona el muelle de contenedores malagueño, busca fórmulas para que la competencia no se note. "Maersk es nuestro principal cliente y también opera en Tánger, pero el objetivo es llenar la terminal y si no lo conseguimos, negociaremos con las otras grandes navieras internacionales, como son MSC y CMA CGM", explica Elías García, director de TDS. No obstante, ésta será una medida a medio plazo, dado que el muelle 9 tiene operativos sólo 515 metros de los 820 que tendrá cuando terminen las obras, previstas para el segundo semestre del próximo año. A corto plazo, sin embargo, las infraestructuras actuales sí que permiten compatibilizar los trabajos actuales y dar cabida a una pequeña línea de cabotaje. En este sentido, TDS adelanta a Malaga hoy que ya existen conversaciones con varias navieras. En los últimos meses, el tráfico de buques portacontenedores se ha reducido sensiblemente, pero no es por la influencia del puerto marroquí, se trata de algo conyuntural. Según García, Maersk reestructura sus líneas de tránsito internacional periódicamente para adaptarse a los nuevos mercados y aún están ajustándolas. "Todavía no, pero evidentemente el año que viene se notará la entrada en el mercado de Tánger, pues Maersk ya le ha asignado una importante carga trabajo. De hecho, nosotros no tenemos expectativas de crecer con esta línea. Tenemos posibilidades de buscar más carga con otros clientes", añade el director de TDS. La gran ventaja de Tánger respecto a Europa es que trabaja con los costes laborales de Marruecos. Respecto a su situación geoestratégica es algo mejor a la de Málaga, pero Elías García le resta importancia, confía en la rapidez del servicio que ofrecen para arañar el mayor número de barcos y poder seguir creciendo.