OMI
La 25 Asamblea General de la Organización Marítima Internacional (OMI, en inglés IMO), que se celebra en Londres desde el pasado día 19, reeligió a España para ocupar un puesto en el Consejo, en su categoría B integrada por los diez estados con mayores intereses en el comercio marítimo internacional. La gran mayoría de los 138 países con derecho a voto, eligieron a España, situándola como el cuarto estado más votado de la categoría B.
España es miembro del Consejo de la OMI desde el año 1973 y hasta el año 2001 perteneció a su categoría C por simple representación regional. Fue ese año cuando España presentó su candidatura para acceder a la categoría B que se ha confirmado tras la reelección por las votaciones de la Asamblea.
La Asamblea de la OMI es el órgano máximo de gobierno de esta agencia especializada de Naciones Unidas para asuntos marítimos y se reúne ordinariamente cada dos años. La Asamblea está integrada por todos los Estados miembros de la OMI y entre sus funciones está refrendar las decisiones y adoptar las recomendaciones de los órganos técnicos de la OMI, como el Comité de Seguridad Marítima y el Comité de Protección del Medio Marino, así como aprobar el presupuesto y programa de trabajo de la Organización. Durante el bienio es el Consejo de la OMI, integrado por 40 países distribuidos en tres categorías, quien se encarga del gobierno ordinario del organismo.
La Organización Marítima Internacional, con sede en Londres, es la responsable a nivel mundial de adoptar medidas para mejorar la seguridad del transporte marítimo internacional y prevenir la contaminación del mar por los buques. Se ocupa además de asuntos de carácter jurídico; entre ellos la responsabilidad civil y la indemnización, y la intermediación en el tráfico marítimo internacional. Se constituyó por medio de un convenio adoptado bajo los auspicios de las Naciones Unidas en Ginebra el 17 de marzo de 1948 y se reunió por primera vez en enero de 1959. Originalmente tenía carácter consultivo, por lo que se la conocía como OCMI (Organización Consultiva Marítima Internacional) o IMCO por su siglas en inglés y sus recomendaciones eran de carácter optativo. Ahora las disposiciones de los Convenios son de cumplimiento obligatorio de los Estados, parte de cada uno de ellos y éstos a su vez asumen el compromiso de hacer efectiva esas disposiciones a bordo de los buques que tengan derecho a enarbolar su pabellón. Cada Convenio tiene un ámbito de aplicación específico y si bien en grandes rasgos puede afirmarse que se aplica a los buques dedicados al tráfico internacional esto no es así en todos los casos. Recientes iniciativas de la OMI han incluido reformas al Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (SOLAS) y al Convenio Internacional para prevenir la contaminación por los Buques (MARPOL 73/78).