Arnold Wang
El presidente de Evergreen Marine Corporation, Arnold Wang, afirmó durante una conferencia en Tianjin (China) que los volúmenes de carga en el trafíco marítimo crecerán a un ritmo estable en los próximos años y el sector “continuará floreciendo”, a no ser que se produzcan acontecimientos inesperados que tengan un impacto negativo en la economía global. Wang indicó que para finales de este año se espera que los astilleros hayan producido buques con capacidad para transportar 1,4 millones de TEUs, al tiempo que en los últimos encargos de las navieras, destaca la presencia de buques capaces de mover más de 10.000 TEUs. “En total, los navieros han invertido más de 51.200 millones de dólares en portacontenedores, de los que 114 superan los 10.000 TEUs. Se espera que antes de final de año se encarguen otros 150 de estos mega-buques”, explicó el presidente de la taiwanesa Evergreen, quien aputó que la mayoría de estas naves se incluirán en la ruta comercial entre Asia y Europa. A su juicio, para valorar si esta capacidad adicional adquirida permitirá responder a la creciente demanda mundial o si se generará un exceso de mercaderias deben analizarse cuestiones como las actuales limitaciones de la flota comercial, (retirada de los buques antiguos, las necesidades de capacidad ‘feeder’, la congestión portuaria y la longitud de las rutas marítimas, cada vez más largas). Explicó que, por cada veinte buques nuevos, uno será utilizado para cubrir la capacidad de otro que se retira, la flota de más edad irá siendo renovada paulatinamente. Asimismo, señaló que las cada vez más largas travesías marítimas permitirán rentabilizar la operativa de buques de 16.000 TEUs, en sustitución de dos de 8.000 TEUs en líneas marítimas que lo demanden. Wang además señaló que los cambios entre oferta/demanda y en el suministro; influirán directamente en las tarifas de transporte y en los volúmenes de carga. También puntualizó que “el sector requiere amplias inversiones que sólo generan escasos beneficios. En los últimos diez años, la feroz competencia han reducido la rentabilidad de la industria a niveles mínimos o incluso ha generado pérdidas. El transporte marítimo de contenedores se ha convertido en el eslabón menos lucrativo de la cadena logística”. Sin embargo, considera que el futuro del sector mantendrá su tendencia al alza “basada en un crecimiento continuo de movimientos y un aumento estable de la capacidad”, además argumentó “Creemos que una competencia racional es la base sobre la que podemos crear una situación ventajosa para todos los competidores y establecer una relación reciproca con nuestros clientes. Nos alegramos de poder unirnos a otras navieras para poder explorar caminos por los que continuar con nuestra contribución al desarrollo de la economía global”.