eL CLAN
Muy interesante el «artículo de opinión» de José Mujica el subdirector de investigación de CANARIAS7. Lleva 19 años cubriendo la información portuaria y desentrañando las claves políticas, empresariales y sociales de una de las principales plataformas de negocio del Archipiélago Canario. El Paraíso de las Afortunadas. «Puertos del Estado tiembla ante la emancipación portuaria que prepara Canarias» Hay que conocer al presidente del Gobierno regional. Sorprendiendo a propios y extraños, Paulino Rivero habla poco y actúa mucho. Es el manantial de su filosofía política. «Por sus hechos lo conocerás». Y el Puerto, como enclave estratégico de inversiones, abastecimiento y comunicación, se ha convertido en un eje prioritario del Ejecutivo. Los episodios del último mes, envueltos en la controversia de Sestiba y la Coordinadora Sindical de Portuarios, anticipan, en buena medida, cuál es la estrategia en la relación portuaria con la Administración central. Puertos del Estado tiembla ante la emancipación portuaria que prepara Canarias. Rivero fijó el rumbo durante el discurso oficial de toma de posesión de Javier Sánchez Simón ( Presidente del Puerto de Las Palmas), ante la mirada esquiva de Mariano Navas, presidente nacional del ente público en pecado mortal desde que este periódico (Canarias7) reveló los pasos de su burda estrategia de conspiración para neutralizar al mismísimo Gobierno de Canarias. Fue el último torpedo de un bombardeo de aire comprimido: ruido sin voladura. La cena en casa de Augusto Brito o el almuerzo opíparo en un restaurante madrileño a costa del erario público, quedaron al descubierto cuando Sánchez Simón recibió una llamada 15 minutos antes de que se consumara la traición de José Miguel Pintado (ex-director general del Puerto de Las Palmas). 15 minutos de sudor certero acompañaron a Sánchez Simón hasta que decidió mirar a los ojos al pelotón de fusilamiento, como un cuadro de Goya, retándolos (al PSOE y a tres temerosos empresarios) a contradecir al Gobierno de Canarias. Ahí se quebró el final del golpe, en un cuarto de hora entre las 08.45 y las 09.00 del pasado día 5. Ese día, el triunfo fue de CC-PP y en ese aciago día para Navas comenzó a reescribirse el guión de una manumisión que está a punto de resquebrajar el idílico paraíso del cerebro gris de toda la operación, el secretario general de Transportes, Fernando Palao. Palao es el líder del clan de los ingenieros de Madrid en un ejercicio de yenka propio de una verbena. Cuando Navas era secretario general en el agonizante gabinete de Felipe González, Palao era el presidente de Puertos del Estado. El juego de las sillas que confiere el poder es tan sugerente como un vídeo de Shakira en youtube. Pero, ahora, ese dominio que Madrid ha ejercido sobre los puertos españoles se debilita con el agravante de contaminarse hacia todas partes. Con una alarmante desconocimiento de las cuitas y equilibrios de la política canaria, Palao creyó que dinamitando la Autoridad Portuaria de Las Palmas, minaba la credibilidad del Gobierno de Paulino Rivero. Menudos asesores tiene este secretario general; menos cenas y más cabeza... Rivero ya lo ha dejado claro y este presidente no repite dos veces sus propósitos de identidad. Lo dijo en la toma de posesión de Sánchez Simón: «Desde el Gobierno de Canarias seguiremos trabajando para conseguir mayores competencias en la gestión de nuestro sistema portuario (...). Habrá quienes, al dictado de partidos concretos, pongan en peligro de forma irresponsable el interés de los canarios. Pues bien. Quienes anteponen los intereses de partido a los intereses generales de Canarias, deben saber que nada ni nadie nos va a detener en el camino de convertir los puertos en una herramienta al servicio de los canarios de las siete islas». Paulino Rivero prosiguió con otra advertencia de calado: «El Gobierno que presido va a defender –ahora y siempre- el interés general. El Gobierno no va a permitir que unos pocos intenten colocar el interés partidista por encima de los intereses generales de Canarias (...). Quienes intenten defender intereses diferentes al interés general, se van a tropezar de frente con este Gobierno». Este discurso dejó helado a Palao porque sabe que se acabó la etapa dorada de Madrid en las Islas. Canarias mandará en los dos puertos y sus respectivos presidentes, Javier Sánchez Simón y Pedro Rodríguez Zaragoza darán cumplida cuenta al Ejecutivo autónomo. El clan de los ingenieros mengua y puertos como Algeciras, Barcelona y Valencia toman buena nota. Ese peso institucional del Gobierno regional ha jugado un papel preminente en el desenlace de conflictos enquistados desde hace meses en el Puerto de Las Palmas: el desbloqueo de las cuentas, la recuperación del poder directivo, la paz empresarial en Sestiba, el convenio de la pesca pelágica, el diálogo con los empresarios... Y todo en un tiempo récord. Hay gobierno.