Bandera de conveniencia de Liberia
Liberia, el segundo país en abanderamiento de buques a nivel mundial, amenaza con ganar más barcos japoneses. Panamá, el primer país del registro mundial, focaliza su estrategia en mejorar la atención a los armadores del país asiático. En declaraciones publicadas por la revista especializada Fairplay, Bergeron Scott, director de operaciones de Liberia International Ship, que gestiona el pabellón liberiano, afirmó que Liberia "está a punto de establecer un nuevo récord para el total de los buques y el tonelaje". Liberia tiene 2.585 buques y 72.2 millones de toneladas brutas registrados. Los barcos de bandera Nipona representan un 30% del total de la flota panameña, que hasta junio era de 7.357 buques y más de 161 millones de toneladas de registro bruto, afirmó el director de Marina Mercante de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), Alfonso Castillero. Una de las principales fortalezas de Panamá es el respaldo gubernamental, que no tienen Liberia ni las Islas Marshall, ya que esos registros son administrados por empresas privadas, añadió Castillero. La AMP se reunirá en los próximos días con la Asociación de Armadores Japoneses y diferentes compañías navieras para plantearles las mejoras en el registro de Panamá. Entre ellas se destacan la ratificación de varios protocolos, la automatización del sistema y el inicio de operaciones durante las 24 horas del día de la oficina de Seguridad Marítima (Segumar). Para Juan David Morgan Jr., vicepresidente de la Asociación Panameña de Derecho Marítimo, la competencia en materia de registros abiertos no es nada nuevo, "Siempre la ha habido y siempre la habrá, y más ahora que vivimos en un mundo globalizado", dijo. Panamá estuvo debajo de Liberia en cuanto a tonelaje registrado por mucho tiempo y no fue hasta principios de los años 90 cuando se colocó como primer registro de naves del mundo. La mirada se dirige a los países asiáticos porque el 65% del tonelaje mundial depende de Asia, principalmente de Japón. "Es cierto que los armadores japoneses están descontentos con Panamá como su registro de preferencia. Ese descontento, sin embargo, proviene primordialmente de la pasada administración gubernamental", comentó Morgan y "tal descontento comenzó por promesas incumplidas de mejoras en el servicio", agregó.