New Flame
El Gobierno de Gibraltar ha autorizado a la compañía griega 'Tsalviris' a que comience esta semana con las operaciones de rescate del barco chatarrero 'New Flame', que encalló el pasado 12 de agosto en la Bahía de Algeciras tras colisionar con el petrolero 'Torm Gertrud'. El Ejecutivo gibraltareño dijo que los trabajos comenzarán esta semana, aunque no precisaron el día exacto en el que se producirán. El buque se cortará en dos secciones, una de las cuales supondrá un tercio de su longitud desde la proa, justo delante de la grúa número dos. La popa, que comprenderá dos tercios de la longitud del barco y tres bodegas, dijo. En primer lugar, se reflotará la popa, que será remolcada a aguas más seguras de la Bahía de Gibraltar y allí de le retirará parte su cargamento. Luego se llevará la popa hasta los astilleros del Peñón, donde se concluirá la extracción de la chatarra, que, según aseguró el Ejecutivo del Peñón, no se trata de «productos petrolíferos». Posteriormente, se retirará la proa, una operación en la que según el dirigente gibraltareño se invertirán entre cuatro y seis meses, siempre en función de las condiciones meteorológicas. La extracción de las 850 toneladas de combustible que albergaba el barco chatarrero para su propulsión concluyó hace el pasado 14 de septiembre. Un mes después estaba previsto que comenzara el reflote del navío. Denuncia La asociación Verdemar-Ecologistas en Acción ha denunciado hoy que los trabajos de rescate del barco 'New Flame', que consisten en seccionar en dos el navío, suponen un importante riesgo medioambiental para la Bahía de Algeciras , ya que puede desprenderse la carga, entre la que hay tubos de escape. El portavoz de este colectivo, Antonio Muñoz, ha señalado que los dos buques ('Boulder' y 'Angelical Earl')- contratados por la empresa griega Tsalviris para cortar en dos el barco chatarrero llegaron ayer a las inmediaciones del 'New Flame' y se disponen a iniciar los trabajos de salvamento. Ha destacado que tras seccionar el buque, las 42.000 toneladas de chatarra que transportaba el barco pueden desprenderse e ir a parar al fondo marino, lo que contaminaría la flora y la fauna no sólo de la Bahía de Algeciras , ya que podría extenderse hasta el mar de Alborán y el Parque Natural del Estrecho. «Exigimos al Gobierno de España que los buques de Salvamento Marítimo desplazados a la zona vigilen estas operaciones y actúen en el caso de que se cayera la carga al fondo marino», ha subrayado el portavoz de Verdemar. Investigación En cuanto a la investigación sobre el accidente, el ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, dijo hace un mes no querer inmiscuirse en un proceso judicial y en investigaciones de la autoridad marítima, regida por leyes internacionales.
«Se deberán mejorar los sistemas de navegación para que no vuelvan a suceder accidentes de este tipo. Lo que está claro es que los barcos no estaban navegando como debían cuando se produjo la colisión», concluyó. Las primeras informaciones apuntaban a que el choque entre el 'New Flame' y el 'Torm Gertrud' se produjo porque el chatarrero invadió la ruta del petrolero en la Bahía de Algeciras.