New Flame
Los trabajos de reflotamiento del carguero "New Flame ", que encalló el pasado 12 de agosto en la Bahía de Algeciras tras colisionar con el petrolero "Torm Gertrud", han vuelto a afectar ayer tarde a la línea de pasajeros del Estrecho debido a las restricciones a la navegación.
Según ha informado hoy el Gobierno de Gibraltar, ayer el equipo de la empresa griega "Tsalviris", contratada por el armador, comenzó a preparar estos trabajos, que incluyen el posicionamiento de dos buques y un cable alrededor del "New Flame ", para iniciar las operaciones.
Las labores que se llevan a cabo en el barco ya motivaron el martes retrasos en las embarcaciones de alta velocidad que enlazan las dos orillas y podrían ser más significativas a partir de la jornada de hoy, según explicaron a fuentes portuarias.
Los fast-ferry están obligados a reducir la velocidad a la salida del puerto de Algeciras para que las olas producidas no afecten a los trabajos de salvamento, lo que ha provocado ya que las navieras Acciona Trasmediterránea, Euroferrys, Buquebús España y Balearia se hayan visto afectadas. Los dos barcos que están sirviendo de plataforma para cortar mediante un cable de acero al buque chatarrero 'New Flame' son el 'Boulder' y el 'Anglian Earl'.