China State Shipbuilding Corporation (CSSC) Evergreen Line La China State Shipbuilding Corporation (CSSC), la mayor constructora de buques del gigante asiático, calcula que los astilleros chinos pueden hacerse con cerca del 30% del mercado mundial de naves terminadas hacia 2010, haciendo sombra al liderazgo surcoreano, informó la prensa china ayer. "Les estamos alcanzando, y en algunos aspectos incluso estamos más avanzados que los astilleros surcoreanos", aseguró la vicepresidenta de CSSC, Lu Xiaoyuan, en declaraciones que recoge el diario "South China Morning Post". Los principales astilleros chinos esperan aumentar su capacidad total de producción, desde los más de 10 millones de toneladas de peso bruto actuales al año, hasta los 17 millones en 2010 y los 22 millones de toneladas netas en 2015. El principal obstáculo para los constructores chinos es su dependencia de la importación de la mayoría de los motores de los buques, que representan cerca del 30 por ciento del coste total de su producción, lo que reduce los márgenes de beneficio de los astilleros nacionales. China, que hace cinco años cogía de su propio mercado el 20% de los componentes y partes de maquinaria para sus barcos, ahora los importa más de lo que lo hacen Corea del Sur y Japón, ya que las piezas y los motores chinos todavía están menos sometidas a examen que las de otros competidores extranjeros, y duran menos. CSSC controla más del 60% del mercado chino de la construcción naval, con una treintena de astilleros y plantas auxiliares en ciudades como Shanghai (este), Cantón (sur), Pekín (noreste) y Jiujiang (provincia de Jiangxi, sureste, a orillas del navegable río Yangtsé). Para estar a la cabeza del crecimiento chino, CSSC está construyendo unos nuevos astilleros de Longxue, en una zona de la provincia de Cantón (sur) por la que no han pasado tifones en los últimos 90 años, y que, desde marzo de 2008, aumentará sus capacidades de producción en 2,12 millones de toneladas anuales. Por sí sola, la CSSC aspira a convertirse en el mayor astillero mundial hacia 2015, con una capacidad de producción esperada de unos 14 millones de toneladas netas. Asimismo, China está empezando a construir cada vez barcos de mayor tamaño, a medida que las navieras internacionales demandan buques cada vez más grandes. Los astilleros chinos ya han producido 20 buques de 2.530 TEUS, y en junio pasado el gigante estatal Cosco inició en Nantong (a orillas del Yangtsé, en la provincia de Jiangsu, este) la construcción de su primer buque de 10.000 TEUS. En septiembre, Hudong-Zhonghua, una filial de CSSC, comenzó también a construir en Shanghai su primer buque de contenedores de 8.530 TEUS, y se convirtió en el cuarto país del mundo con capacidad para producir barcos de tanto tamaño, tras Dinamarca, Japón y Corea del Sur. Ambos buques están entre los mayores del planeta, dentro de la categoría Post Panamax, ya que el canal panameño, hasta su ampliación, sólo admite barcos de hasta cerca de 5.000 TEUS. Cuando estén terminadas las obras de las nuevas esclusas del Canal de Panamá, en 2014, podrán atravesarlo buques de cerca de 12.000 TEUS, con lo que la definición de Panamax se verá modificada.