sushi
Los pesqueros europeos no podrán pescar este año más atún rojo en el Atlántico y en el Mediterráneo, sus dos caladeros históricos, porque ya se ha superado la cuota de capturas asignada internacionalmente a la Unión Europea, según decidió esta semana el Ejecutivo comunitario.
El atún rojo, especie muy apreciada culinariamente, sobre todo en el mercado japonés, ha visto descender sus poblaciones drásticamente. Según Greenpeace, hay un 80% menos que hace 20 años, debido a la pesca excesiva. España será uno de los países afectados por el cierre de la campaña porque es justamente uno de los pocos países que aún no había superado su cuota. La UE, especialmente España, Francia e Italia, suma en total más de la mitad de la pesca mundial de atún rojo, aunque a título individual es el país nipón el que encabeza la clasificación de capturas y consumo. De hecho, gran parte de las capturas practicadas por los barcos atuneros europeos y la práctica totalidad de las cosechas en las granjas de engorde, tienen como destino el mercado japonés. "Lo que llega a los mercados españoles son las migajas", afirma Sergi Tudela, responsable de pesca en WWF-Adena. España es el país con mayor cuota asignada dentro de la UE, pero Italia y Francia le superan en capturas debido a la pesca ilegal, según denuncian las asociaciones ecologistas. En este sentido, la decisión adoptada ayer en Bruselas no se basa solo en las cifras notificadas hasta ahora por los estados miembros, sino en el cálculo sobre los niveles reales de pesca que el Ejecutivo comunitario ha realizado a partir de sus propias inspecciones y proyecciones. De hecho, solo dos de los siete países europeos con cuotas asignadas, justamente Francia e Italia, han admitido haber superado sus límites. Ambos tienen amarrada su flota. Las cifras notificadas por el resto de países europeos, entre ellos España, Portugal, Malta y Chipre, son aún inferiores a sus límites de capturas. Una vez se tengan los datos definitivos, dice la Comisión Europea, los estados que no hayan alcanzado sus límites tendrán derecho a recuperarlos en las próximas campañas, mientras que los que los hayan superado se expondrán a posibles penalizaciones. La Iccat, que es el organismo internacional que regula la pesca del atún rojo, había asignado a la UE para 2007 una cuota de 16.779 toneladas sobre un total mundial de 29.500, repartidas entre España (5.568), Francia (5.494), Italia (4.336), Portugal (524), Malta (355), Grecia (287) y Chipre (155). Legalmente se pueden capturar 29.500 toneladas cada año, pero en el 2006 se llegó a las 50.000"."Los grandes caladeros mediterráneos, como el de Baleares, el del Estrecho de Gibraltar y el del Tirreno, están prácticamente agotados, y lo poco que queda, como en Libia, se está explotando excesivamente. Son necesarias medidas más drásticas", según WWF-Adena.