OPE
La Operación Paso del Estrecho (OPE) terminó el pasado sábado 15 de septiembre con un balance final de 2.798.887 pasajeros y 741.665 vehículos que desde el 15 de junio han pasado por los puertos españoles, período en el que se produjeron 10.270 rotaciones de buques, lo que supone un incremento del 25% con respecto a 2006.
Según informó el ministerio del Interior, la operación cerró con un aumento del 1,6% de pasajeros, del 7,6 de vehículos en comparación con el año anterior, por lo que «se ha batido de nuevo el récord de embarque», indican desde el Ejecutivo.
Asimismo, se realizaron un total de 7.146 asistencias sociales y 3.210 sanitarias.
Desde Interior se destacó «la absoluta normalidad y fluidez, en todo momento», afirmando además que el dispositivo previsto funcionó «eficazmente, sin incidentes que hayan alterado de forma significativa la operación».
El Plan Especial de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias ha coordinado a más de 32 Instituciones y con él «se ha comprobado la capacidad de organización para lograr que todos los servicios funcionen de forma adecuada».
FASES
En la salida de la OPE, comprendida entre el 15 de junio y el 15 de agosto, el número de viajeros alcanzó 1.431.439, lo que supone un incremento del 1,6%; el de vehículos ascendió a 385.850, un 8,1% más con relación al año precedente. En este sentido, Interior señaló que este año «por primera vez», se ha llevado a cabo un escalonamiento en las llegadas a puertos en los días más críticos de la operación salida, lo que ha contribuido al óptimo desarrollo de la misma. Los flujos más importantes se han repartido entre los últimos días del mes de julio -del 29 al 31- y los fines de semana anterior -21, 22 y 23 de julio- y posterior -4, 5 y 6 de agosto-. Esto propició a una disminución de los tiempos de espera en los puertos y «únicamente» se produjeron algunas demoras en días críticos y periodos muy cortos de tiempo. En concreto, en el puerto de Algeciras , durante el último fin de semana del mes de julio la espera media se cifró en tres horas y cuarto y el resto de los días el embarque fue prácticamente directo y sin demora.
Además, durante esta fase, se notó un aumento en la afluencia de pasajeros y vehículos con matrículas españolas, ya detectado el pasado año, debido al número creciente de personas de los países del Magred que ya viven en España.