Gibraltar cara este
El Gobierno de Gibraltar explicó ayer que no ha pedido ayuda a la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA, en inglés) porque sigue pensando que no existe riesgo de que se produzca un vertido de fuel por parte del carguero "New Flame", encallado a media milla de Punta Europa (Gibraltar).
En un comunicado, precisó que "no ha hecho ninguna petición en este sentido porque ya hay disponibles suficientes recursos para hacer frente a cualquier eventual vertido de fuel", lo que, remarca, es "improbable" que suceda.
No obstante, matizó que en caso de que la situación cambiara y hubiera un riesgo de vertido "solicitaría entonces la ayuda de la EMSA de acuerdo al artículo 2 de las normas" de dicha agencia.
El viernes pasado, la EMSA informó en un comunicado de que desplegaría, a petición del Gobierno español, uno de sus buques anticontaminación en la bahía de Algeciras por el "riesgo significativo" de que el "New Flame" se parta en dos debido al mal tiempo y pueda producirse un vertido de fuel.
El Gobierno de la Roca precisó en la misma nota que el barco ofrecido por la EMSA, el "Mistra Bay", con base en Malta, se dirigirá a aguas españolas y no intervendrá en las operaciones de salvamento del "New Flame" que están desarrollando las autoridades gibraltareñas.