ministro principal de Gibraltar,Peter Caruana
El ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, anunció ayer que la extracción de las 780 tm de combustible del buque "New Flame", que encalló en la Bahía de Algeciras el pasado 12 agosto, ha concluido "con éxito" y aseguró que no se han producido ni se producirán vertidos. En rueda de prensa, Caruana explicó que el trasvase del carburante del "New Flame", que colisionó contra el petrolero "Torm Gertrud", se ha completado en treinta días y que se han retrasado diez días debido a la localización del barco y al mal tiempo reinante en la zona. "No se ha producido ningún vertido contaminante procedente del 'New Flame' a la Bahía de Gibraltar. Quiero felicitar a la empresa griega 'Tsalviris' por haber concluido esta operación", dijo. Caruana señaló que ahora se procederá a la retirada del carguero, pero debido "a su degradación estructural" a consecuencia de la colisión, no será posible extraerlo de una pieza. "El buque se cortará en dos secciones, una de las cuales supondrá un tercio de su longitud desde la proa, justo delante de la grúa número dos. La popa comprenderá dos tercios de la longitud del barco y tres bodegas", explicó el ministro principal gibraltareño. En primer lugar, se reflotará la popa, que será remolcada a aguas más seguras de la Bahía de Gibraltar (para los gibraltareños topónimo de la bahía de Algeciras y nombre histórico- geográfico), para retirarle allí parte de su cargamento. El ministro principal explicó que luego se llevará la popa hasta los astilleros Cammell Laird, donde se concluirá la extracción de la chatarra, que, precisó, no se trata de "productos petrolíferos". Esta operación podría comenzar en tres semanas y prolongarse durante al menos un mes, según Caruana, que insistió en que aún no se conoce cuál será el plan que seguirá la compañía. "No se realizarán explosiones controladas. Estoy casi seguro de que se partirá en secciones, aunque no me atrevo a asegurarlo al cien por cien", indicó. Tras estos trabajos con la popa, se retirará la proa, una operación en la que, según el mandatario gibraltareño, se invertirán entre cuatro y seis meses, siempre en función de las condiciones meteorológicas. "Queremos mandar un mensaje de tranquilidad a la opinión pública. No se ha producido ningún vertido y tampoco se producirá. Contamos con la empresa más conocida de Europa. Las siguientes operaciones se enmarcan en una fase sin peligro de contaminación", subrayó. Respecto a las críticas procedentes de España por la tardanza en la retirada del fuel y la poca capacidad operativa de la colonia, Caruana matizó que en la extracción del combustible del "New Flame" se han tardado treinta días, teniendo en cuenta que diez se perdieron por el mal tiempo. Apostilló que en el trasvase del "Sierra Nava", encallado en la Bahía de Algeciras el pasado enero, que contenía la mitad de combustible, se tardaron 26 días, de los que sólo se perdieron dos por mal tiempo. El ministro principal afirmó que las discrepancias entre los gobiernos de España, el Reino Unido y el Peñón por la soberanía de Gibraltar, no será un impedimento para llegar a acuerdos en favor del medio ambiente y la seguridad marítima en el Estrecho y recordó que "en el caso del aeropuerto esa discrepancia no impidió a los tres gobiernos llegar a acuerdos prácticos para la ciudadanía". En cuanto a la investigación sobre el accidente, Caruana dijo no querer inmiscuirse en un proceso judicial y en las investigaciones de la autoridad marítima, regida por leyes internacionales.