Bahía de Agadir
España transforma la oficina consular de Agadir en un consulado general para dar respuesta al enorme volumen de trabajo, debido principalmente al aumento de la presencia empresarial española en la zona. El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha decidido convertir la oficina consular de Agadir (en el suroeste de Marruecos) en un consulado general debido al aumento de su volumen de trabajo, fruto principalmente del incremento de la presencia empresarial española en la zona. Así consta en el Boletín Oficial del Estado (BOE), donde se afirma que 'la creciente importancia' que en los dos últimos años han adquirido las relaciones entre ambos países se ha traducido en un aumento 'sustancial' de las misiones comerciales, los proyectos de cooperación, las visitas oficiales de autoridades, así como de la presencia de turistas españoles en la zona. A ello se suma, prosigue la orden que entró en vigor el pasado viernes, la importancia de Agadir como centro económico y de comunicaciones, ya que esta ciudad y su entorno se han convertido en el 'tercer polo económico del país, junto a Casablanca y Tánger', como demuestra el aumento de los vuelos directos entre Agadir y Las Palmas, y la próxima inauguración de una línea marítima que enlazará Tarfaya y Fuerteventura. La orden también se refiere a que la actividad divulgativa de la cultura española que realizaba la oficina de Agadir, gozaba de la categoría de consulado. El nuevo Consulado General tendrá jurisdicción sobre Agadir, Chtouka Ait-Baha, Essaouira, Guelmin, Inezgane Ait-Melloul, Tan Tan, Taroudant, Tata y Tiznit.