El Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) se pronunciará la próxima semana sobre la operación de toma de control de Buquebús por parte de Gestión Naviera, matriz de Baleària
El Tribunal de Defensa de la Competencia se pronunciará la semana que comienza mañana sobre la operación de toma de control de Buquebús por parte de Gestión Naviera, matriz de Baleària, después de que el martes finalice el plazo de dos meses establecido para analizar y emitir un dictamen referente a la compra. Una vez se conozca la decisión del Tribunal de Defensa de la Competencia, el Gobierno tendrá otro mes de plazo para pronunciarse definitivamente. La decisión final se adoptará en Consejo de Ministros. El Servicio de Defensa de la Competencia, que recibió la notificación de la operación el pasado mes de mayo, decidió remitir el expediente de la misma al organismo que preside Luis Berenguer Fuster.
Con la adquisición de Buquebús, Baleària prevé transportar más de un millón de pasajeros anuales en el Estrecho y 'reforzar' su posición entre las navieras europeas. Asimismo, estima que la compra 'consolidará' la presencia de la compañía en el mercado de las comunicaciones marítimas en el Estrecho. La operación muestra la 'apuesta' de Baleària por las comunicaciones marítimas entre Algeciras, Ceuta y el Norte de África, un mercado 'estratégico y en expansión dentro de los planes de crecimiento' de la naviera. Baleària inició sus operaciones en el Estrecho en 2003 con la línea de alta velocidad Algeciras-Tánger y el pasado año comenzó a operar entre Algeciras-Ceuta. La adquisición le permitirá situarse como 'segundo operador' en el tráfico marítimo Algeciras-Ceuta y supondrá un 'fortalecimiento' de su oferta, que a su vez reforzará la competencia en esta línea. Esto 'debe facilitar la autorización de las autoridades de la Competencia', aseguró la compañía. Buquebús España facturó en 2006 unos 26 millones de euros y transportó a 600.000 pasajeros, operando en la línea Algeciras-Ceuta con dos Fast-Ferry. Por su parte, Baleària, cerró el pasado ejercicio con una facturación de casi 150 millones de euros. Baleària opera desde Barcelona a Menorca, Mallorca e Ibiza; desde Valencia a Palma de Mallorca y desde Denia a Ibiza, Formentera y Mallorca, además de atender todos los tráficos interinsulares baleares. Baleària prevé la construcción de buques concebidos y proyectados a través de un programa de I+D+i, con un inversión de más de 300 de millones de euros.