Fotiy krylov y el New Flame semihundido
El carguero New Flame, encallado frente a la costa de Gibraltar tras colisionar con un petrolero hace nueve días, corre el riesgo de partirse por la mitad en las próximas horas, a causa de las mareas y de las olas, informó hoy el Gobierno de Gibraltar.
Un equipo de salvamento marino evacuó ayer a todas las personas que se estaban encargando de la extracción del combustible que aún se encuentra en el barco, por el riesgo de que se partiese. El Ejecutivo de la Roca dijo que había un riesgo real de que se rompiese el barco, que transportaba unas 27.000 toneladas de chatarra, y que estaban tomando todas las medidas para afrontar esa posibilidad. La empresa subcontratada encargada del rescate, Wijsmuller, señaló que, de ser así, no se produciría ningún vertido. El buque de bandera panameña, y un petrolero de bandera danesa, chocaron el pasado 12 de agosto en la bahía de Algeciras. El petrolero no sufrió daños importantes y se dirigió hacia un fondeadero del puerto bahía de Algeciras, mientras que el carguero quedó encallado y semihundido. El petrolero navegaba para entrar en la bahía cuando se produjo la colisión con el carguero, que por su parte, salía del puerto de Gibraltar. Al parecer, por causas que se desconocen el buque cargado de chatarra invadió la ruta del petrolero. La policía de Gibraltar detuvo al capitán del 'New Flame' el pasado 13 de agosto, acusado de 'conducta suceptible de poner en peligro la navegación según la Ley de Marina Mercante de poner en peligro la navegación según la Ley de Marina Mercante de Gibraltar'. El ministro John Holliday, acaba de confirmar a la Cadena SER que el buque New Flame, el chatarrero que permanece encallado en la bahía de Algeciras desde hace nueve días, se va a partir en dos y que las 27.000 toneladas de chatarra que transporta van a ir a al fondo del mar. "El barco se va a partir, sea en horas o días", ha dicho Holliday, quien ha destacado que está preparada "la logística adecuada para atender a las necesidades según las circunstancias que se desarrollen". Mientras que los expertos han descartado que haya un vertido contaminante a pesar de que el barco panameño tiene 500 toneladas de fuel. Según ha podido saber la SER, la empresa especializada que desde hace dos días llevaba a cabo la extracción del fuel que el New Flame porta en su interior, ha tenido que paralizar los trabajos a bordo del barco ante el riesgo de que éste se parta en dos. El fuerte viento de Levante de los últimos dos días ha causado una grieta en el buque de bandera de conveniencia panameña cuyo alcance es inspeccionado. Las autoridades del Peñón han dado aviso a los navegantes ante el riesgo en el que se encuentra el barco. La empresa especializada encargada de las labores de reflote ya ha desistido en su intención de remolcar el carguero. Por otro lado, el buque petrolero 'Torm Gertrud', que colisionó con el 'New Flame', descargará la gasolina que transportaba en el pantalán de la refinería de CEPSA en Puente Mayorga, San Roque, tras la autorización de la Capitanía Marítima de Algeciras. Según fuentes de la Subdelegación del Gobierno de Cádiz, la maniobra se llevará a cabo en los próximos días a través de los brazos y líneas de carga de gasolina de la refinería y será trasvasada a un buque gemelo, el 'Torm Camilla'. Se trata de un buque que pertenece a la misma naviera, construido en el año 2003 y equipado también con doble casco. El 'Torm Gertrud' permanece fondeado en aguas de la bahía de Algeciras con toda su tripulación a bordo y con sus equipos funcionando con normalidad. Los daños materiales que sufrió el petrolero en el choque con el buque chatarrero, localizados en la zona de proa, afectaron a dos tanques de agua de lastre, según se ha podido comprobar en las inspecciones realizadas por la Capitanía Marítima de Algeciras. Una vez que finalice la descarga en la refinería, la naviera deberá solicitar autorización para que el 'Torm Gertrud' se dirija en condiciones de seguridad a un lugar en el que pueda reparar los daños materiales.