New Flame
Las labores de extracción de las 750 toneladas de combustible del New Flame, dieron comienzo el miércoles día 15 después de que el Gobierno de Gibraltar lo autorizara.
Hoy continúa la operación de extracción de las 750 toneladas de combustible del buque «New Flame», -embarrancado a pocos metros de la costa gibraltareña tras colisionar con el petrolero «Torm Gerturd»-, según informó ayer el Gobierno de Gibraltar. Según las previsiones, la operación de retirada del fuel del navío podría estar completada «hacia el final de la semana». El equipo de salvamento rehabilitó la energía a los sistemas del buque, lo que permitió el uso del sistema de bombeo del propio barco para extraer su combustible, que se está transfiriendo a una barcaza para eliminarlo de una manera «mecánica» y «conforme a la legislación aplicable». Las autoridades gibraltareñas indicaron que se han desplegado «todas las medidas de seguridad para proteger el medio ambiente», que incluyen la colocación de barreras anticontaminación alrededor del barco en un perímetro de 210 metros y la presencia de un equipo de respuesta en caso de que se produjeran vertidos. Expertos e ingenieros navales continúan investigando las condiciones del barco a fin de decidir «cómo tratar el navío y su carga una vez que el combustible haya sido retirado». El remolcador Fotiy Krylov, llegó para ayudar a la extracción de fuel del New Flame y mientras tanto, el otro buque destinado a esta tarea, el Hua An que permanece en la zona desde las seis de la mañana del martes, inició las labores de extracción del combustible autorizadas por el Gobierno de Gibraltar.
Las autoridades de la Roca confiaron en que no se produzca ningún vertido al mar, aunque se mostraron «prudentes», ya que las consecuencias de la contaminación también afectarían a la costa española. Los capitanes marítimos de Algeciras y Gibraltar se reunieron después del anuncio de arranque de las labores de extracción del fuel.