OPE
El ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos afirmó el martes en Madrid, tras la reunión de Alto nivel mantenida entre España y Marruecos, que se van a “reforzar todas las medidas y garantizar la fluidez y seguridad de la operación Paso del Estrecho”.
La especial atención a este paso entre África y Europa es, según las autoridades, una “respuesta” a la situación general de la amenaza de atentados, como los producidos recientemente en el Líbano contra las tropas españolas y el ocurrido en Yemen contra turistas españoles. En la reunión mantenida en Madrid, presidida por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y el ministro marroquí de Interior, Chakib Benmussa, se ha planteado el refuerzo de las medidas de seguridad ya que se espera un aumento del número de marroquíes que crucen el Estrecho durante el verano, llegando al seis por ciento respecto al millón y medio de personas que atravesaron en 2006. No obstante, el ministro español precisó que no existe ningún dato "específico" que subraye la necesidad de reforzar la seguridad, si bien se refirió a los dos recientes atentados sufridos por España en los últimos meses. "Lógicamente nuestra obligación y responsabilidad es tomar las medidas en concertación y en diálogo con un país amigo como es Marruecos para garantizar con eficacia el tráfico de los ciudadanos españoles y marroquíes”. El objetivo de aumentar las medidas de seguridad irá acompañado de la garantía de una mayor fluidez y rapidez de las personas en el paso del Estrecho, “algo posible en sociedades tecnológicamente avanzadas”, incidió Moratinos. Por su parte, el ministro delegado marroquí de Asuntos Exteriores, Taieb Fassi Fihri, destacó que Marruecos ha optado por el "método moderno de la comunicación transparente" en lo que se refiere a la amenaza terrorista que amenaza a "todo el planeta". A esta reunión de alto nivel, celebrada el martes 10 de julio en Madrid, asistieron también el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, el director general del Centro Nacional de Inteligencia, Alberto Saiz, además de distintos responsables de la seguridad marroquí, entre ellos el director general de la Seguridad Nacional, Charki Drais, el de la Seguridad Territorial, Abdelatif Hamoushi, así como el jefe de la gendarmería, Hosni Benshimane, y el de las Fuerzas Auxiliares, Hamid Lanigri.