Ocean Alert
Más de un mes después de la orden de arresto, agentes de la Guardia Civil del Mar detuvieron ayer a uno de los dos buques de la empresa Odyssey Marine Exploration cuando se encontraba a 3,5 millas de Punta Europa, frente a las costas de Cádiz. Tras mostrarle la orden judicial de la jueza de La Línea de la Concepción, el barco Ocean Alert fue conducido al puerto de Algeciras para proceder a su registro ante la posible existencia de un delito contra el patrimonio nacional, ya que el Gobierno español reclama la titularidad del tesoro encontrado por la compañía. Aunque el caso permanece bajo secreto de sumario ha trascendido que la orden de detención la dictó el pasado 4 de junio el juzgado de instrucción número 1 de La Línea de la Concepción a instancias de la Fiscalía de Medio Ambiente. Apenas unos días antes la compañía norteamericana dio a conocer el hallazgo de un tesoro de monedas de oro y plata valorado en 373 millones de euros y que, según apuntó el Ministerio de Cultura, podría haber sido extraído de un pecio de bandera española ubicado en aguas internacionales. Los dos buques de Odyssey se refugiaron entonces en el puerto gibraltareño, donde han permanecido hasta este momento, mientras la Guardia Civil y la armada española las vigilaba para actuar en el momento en que entraran en aguas territoriales españolas. Sobre las 9 horas de la mañana de ayer, el Ocean Alert -que realizó tareas de apoyo al buque Odyssey Explorer, encargado de la extracción del tesoro salió de aguas inglesas y entró en aguas españolas, por lo que los efectivos de la Guardia Civil, acompañados de la patrullera de la Armada Española Infanta Elena, procedieron a interceptarlo cuando se encontraba en la posición 36.03 N - 05.20 W. Fuentes del Instituto Armado explicaron que, tras acceder al buque provistos del mandamiento judicial, se le comunicó al patrón de la embarcación que debía trasladarse hasta el dique norte en la Isla verde del puerto de Algeciras para proceder a su atraque y posterior registro de sus instalaciones. La empresa podría ser imputada de un supuesto delito contra el patrimonio histórico español, así como de otro de expolio y de actividades ilícitas, dado que Odyssey no cuenta con ningún permiso ni autorización de tipo alguno para investigar en aguas españolas. El abogado de la empresa en nuestro país, José Luis Goñi, criticó las formas en las que se ha realizado el apresamiento, ya que, según aseguró, Odyssey había pactado la detención el día antes con la Guardia Civil. Así, la interceptación y el registro debían haberse producido, según Goñi, en Punta Europa, en alta mar, «pero esta mañana (por ayer) nos hemos encontrado con la sorpresa de que nos han forzado a ir a Algeciras», apuntando que las cosas se «podían hacer más razonablemente». En este sentido, Goñi confirmó la intención de que en breve la compañía cazatesoros facilite el registro de la otra embarcación, «porque no se pueden tener barcos retenidos permanentemente en el puerto». Asimismo, lamentó la falta de un 'interlocutor válido' en estos momentos, dado que «el responsable de Asuntos Exteriores está fuera y hay un nuevo responsable de Cultura» y reiteró que Odyssey no ha realizado «ninguna actividad ilícita o ilegítima».«La empresa no tiene ningún indicio medianamente serio sobre el barco del que proceden las monedas», dijo, «ni siquiera de si pertenecen a algún barco, porque a veces las cargas se tiraban por la borda, o los barcos explotaban» (cambiando nuevamente los argumentos de Odyssey). El barco continua en Algeciras a espera de iniciar el registro, mientras que la tripulación había sido identificada y desalojada y sólo permanecían en su interior el capitán y una letrada norteamericana de la empresa. La noticia del apresamiento del Ocean Alert ha sido acogida con satisfacción por las asociaciones ecologistas del Campo de Gibraltar. Desde Ecologistas en Acción-Verdemar expresaron su confianza en la justicia para que se esclarezca el caso y se cumpla la legalidad.