Cámara de Comercio de Madrid
La Cámara de Comercio de Madrid está negociando con el Gobierno de Marruecos un acuerdo para asegurar la formación de los ciudadanos de este país que desean emigrar a España para trabajar. La formación continuaría incluso después de su incorporación al puesto de trabajo en Madrid, a cargo del Instituto de Formación Empresarial de la Cámara de Comercio (IFE). Esta iniciativa supondrá una inversión en torno a 9 millones de euros. Las negociaciones, que la Cámara de Comercio de Madrid está llevando a cabo directamente con la Agencia Nacional de Promoción del Empleo y las Competencias (Anapec) de Marruecos, “están avanzadas”. Este organismo del Gobierno marroquí, equivalente al INEM español y con sede en Casablanca, se encarga de canalizar las ofertas de trabajo que llegan desde otros países. De formalizarse el acuerdo, será el primero de estas características que se firma con uno de los países que más emigración emite con destino a España. Las negociaciones con Anapec constituyen el primer paso para mejorar la colaboración entre la Unión Europea y Marruecos en materia de inmigración e integración laboral. De hecho, el acuerdo que negocia la Cámara con Anapec se enmarca dentro del Programa comunitario MEDA. El último informe sobre inmigración de la Unión Europea (UE) desvela que cerca de 70.000 ciudadanos marroquíes lograron la nacionalidad de algún país miembro el año pasado. De éstos, cerca de 38.000 la obtuvieron en Francia; 7.977, en Bélgica; 7.300, en Holanda; y, en cuarto lugar, se sitúa España, donde 5.556 magrebíes han conseguido la nacionalidad española. Dado que el 70% de la población inmigrante activa en España trabaja en la Comunidad de Madrid, la Cámara de Comercio ha recogido desde hace años la preocupación de los empresarios madrileños por la capacitación de esta fuerza laboral en la región. En 2003 la Cámara de Madrid tomó la iniciativa para un sector concreto, el de la hostelería. Fue entonces cuando, en colaboración con la Confederación de Empresarios de Madrid (CEIM) y la Federación Española de Hostelería (FEHR) se puso en marcha el llamado “Plan para la captación, selección y formación en origen de trabajadores extranjeros”. Este plan y los que le han sucedido se diseñaron especialmente para cubrir el déficit de personal que soportaba y aún soporta este sector, donde la mayoría de las empresas son pymes y, por lo tanto, no tienen dimensión suficiente para soportar sus propios planes de formación. Estos programas han tenido gran acogida, por lo que la estrecha colaboración de la Cámara de Comercio con la patronal madrileña (CEIM) ha demostrado dar una vez más sus frutos. Las demandas de formación y capacitación de los trabajadores inmigrantes en este sector necesitaban de soluciones de urgencia porque el 40% de los trabajadores de la hostelería en España proceden de Latinoamérica, Marruecos, Italia y Rumania, según ha puesto de manifiesto un informe de la empresa de trabajo temporal Randstad. En el caso de Madrid y Cataluña, este porcentaje se eleva, en verano, por encima del 60%. La Cámara de Comercio de Madrid pretende ahora extender y aplicar a todos los sectores de actividad demandantes de mano de obra inmigrante la experiencia acumulada en los programas de formación para el sector de hostelería. El objetivo es seleccionar al trabajador que desea emigrar a España en función de sus demandas, objetivos y las ofertas de empleo que haya disponibles. A partir de ahí, se tramitaría la solicitud del visado y, desde ese mismo instante, el trabajador entraría en un programa de formación para su integración en España, que el IFE empezaría a impartir en Marruecos y concluiría en Madrid. Así, se facilitaría una integración óptima del trabajador a su nuevo entorno laboral.