Astillerros de Puerto Real (Cádiz)
La alta demanda de las principales navieras del mundo (Maersk Line, Mediterranean Shipping, KLine y Nippon Yusen, en contenedores; National Iranian Tankers, en petroleros, y Royal Caribbean, en trasatlánticos) está generando un notable movimiento al alza de los precios de la obra nueva en los astilleros. La cartera de pedidos de la flota mercante se ha duplicado desde el año 2002, con una subida progresiva de los encargos desde el año 1983, una vez superada la larga y profunda crisis energética generada en el año 1973. El fuerte tirón actual, hace de los petroleros y gaseros los principales protagonistas del mercado mundial -con cerca de un 23% de todos los contratos- invita a que los fabricantes eleven sus precios en términos generales. El reciente estudio de una consultora japonesa avala esta tesis, y sostiene que en algunos segmentos de flota el valor se ha casi duplicado en los últimos cinco o seis años, coincidiendo, precisamente, con el estallido de nuevos pedidos en todo el mundo. Los buques tanque son algunas de las piezas más codiciadas. Entre los ejemplos, la asesora marítima nipona IUMI, cita, que un petrolero del tipo Aframax, derivada de la American Freight Rate Association, con una capacidad de entre 80.000 y 125.000 toneladas , (con un peso muerto de 110.000 toneladas) valorado en 33 millones de dólares en diciembre del año 2000, en la actualidad cuesta 62 millones de dólares. IUMI sentencia que «algunos tipos de barcos incluso cuestan el doble que hace tan solo cuatro años».
Por otro lado, también está repuntando el coste de los buques de segunda mano, una alternativa a la que cada vez acuden con mayor frecuencia las navieras, puesto que los plazos de entrega de los barcos se están alargando ya a cinco o seis años vista, un tiempo que pone en dificultades al armador para viabilizar su empresa. Según la firma asiática, los precios de buques usados se aproximan a los nuevos como consecuencia de la alta demanda de estas unidades. Otro de los efectos colaterales positivos que está generando la alta demanda de nuevas naves es que se está produciendo un bum en el mercado de las transformaciones, que evita la pérdida de tiempo que representa una nueva unidad, resulta mucho más sencillo de realizar y tiene un coste sensiblemente inferior.