Odyssey Marine Exploration
Los buscadores de tesoros estadounidenses de Odyssey Marine Exploration (OME) envueltos en una polémica con España por el hallazgo de un cargamento de 17 toneladas de oro y plata que el gobierno español sospecha proviene de un barco suyo dieron el martes la bienvenida a que las autoridades aborden sus naves. "No tenemos nada que esconder, y nos complace permitir que oficiales españoles y arqueólogos aborden nuestros barcos en cualquier momento", dijo el cofundador de la empresa Odyssey Marine Exploration, Greg Stemm. Stemm reaccionó; en una declaración escrita a noticias provenientes de Madrid de que una jueza española la titular del Juzgado nº3 de La Línea de la Concepción (Cádiz) que ordenó el martes el apresamiento de dos buques de OME actualmente en el puerto de Gibraltar para registrarlos tan pronto entren a aguas españolas. Las autoridades españoles sospechan que Odyssey pudo haber hecho su descubrimiento en aguas de su competencia o bien en un barco español, y han encargado a la guardia civil que investigue los movimientos de los buques estadounidenses en el estrecho de Gibraltar. "Como siempre hemos extendido una invitación al gobierno español para que visite y observe las operaciones en nuestros barcos, nos sorprende que alguien piense que se necesite una orden judicial para inspeccionarlos", agregó Stemm. "Siempre hemos informado a la Guardia Civil sobre la naturaleza y programa de operaciones en aguas españolas y seguiremos haciéndolo en el futuro", dijo el ejecutivo. Odyssey, empresa estadounidense especializada en la búsqueda de tesoros submarinos, anunció el 18 de mayo el descubrimiento en aguas internacionales del Atlántico del mayor tesoro submarino jamás encontrado con más de 500.000 monedas de plata y centenares de monedas de oro en el pecio de un barco no identificado. Su valor podría rondar los cientos de millones de dólares. El tesoro, que proviene de un naufragio denominado con el código "Cisne Negro", fue trasladado a Estados Unidos y la empresa mantiene un estricto secreto sobre su localización. Odyssey ha negado que el tesoro provenga del "HMS Sussex", un barco británico hundido en el estrecho de Gibraltar en 1694 y para cuya exploración tiene un acuerdo con los gobiernos de España y Gran Bretaña. España, por su parte, ha interpuesto tres reclamaciones en un tribunal federal de Florida para hacer valer sus derechos sobre barcos o carga hallada en el "Cisne Negro", además de otros dos naufragios en los que OME trabaja cerca de Gibraltar y el Mediterráneo.