El Ministerio del Interior instalará en julio de 2008 el llamado Sistema de Identificación Automática (AIS). Un mecanismo de detección que remitirá a los Servicio Marítimo de la Guardia Civil (SIVE) datos relevantes en tiempo real de las embarcaciones de su entorno. El AIS ofrece datos semejantes a los que ofrecen algunas torres de control portuarias, incluyendo rumbo, velocidad, posición actual y tonelaje. El sistema tiene un alcance a aproximado de veinte millas y es capaz de seguir enviando sus datos al receptor aunque haya obstáculos entre los dos buques, lo que mejora enormemente las prestaciones actuales de un radar. Interior instalará el nuevo sistema en quince patrulleras de altura del Instituto Armado. En total, el Gobierno dotará del nuevo equipamiento a quince patrulleras, desplegadas en La Coruña, Cádiz, Almería, Algeciras, Alicante, Barcelona, Vizcaya, Las Palmas, Pontevedra, Málaga, Baleares, Tenerife, Valencia y Gijón . Las ventajas del sistema no sólo radican en su capacidad de gestionar mucha información y de poder ignorar los obstáculos, también es posible anularlo, de forma que la patrullera de la Guardia Civil pueda continuar recibiendo datos sin que los demás barcos sepan que se encuentra en las proximidades.
Se trata de una posibilidad muy útil para las patrulleras de la Guardia Civil, que tienen entre sus principales labores la lucha contra el contrabando y el narcotráfico. La posibilidad de pasar desapercibidos les permitirá evitar las tentativas de los barcos objetivo de evadirse o desprenderse de las cargas peligrosas o ilegales. Los nuevos sistemas de datos también facilitarán el trabajo conjunto de la Guardia Civil con otras administraciones e instituciones públicas con responsabilidades en el control de las aguas territoriales. Por ejemplo, permitirán una relación más fluida con las embarcaciones de la Armada, con las que ya colaboran en ejercicios conjuntos como los celebrados durante el verano pasado.