Pasarela retirada
Los accesos por vehículos a la zona de embarque de la Estación Marítima del puerto de Algeciras presentaba a lo largo de la mañana de ayer una apariencia similar a la de algunos días de la Operación Paso del Estrecho (OPE), dadas las colas y la acumulación de coches. El origen de esta situación no era otro que el hecho de que el buque Euroferrys Pacífica, cuya salida estaba prevista a las 6.00 horas de ayer, se encontraba paralizado en su atraque, como consecuencia de una alerta por posible amenaza en la seguridad del mismo. El buque llegó en la noche del pasado jueves al puerto de Algeciras procedente de Ceuta en su última llegada al dique algecireño, cuya salida de la ciudad autónoma se produjo a las 22.40 horas. En el trayecto, la tripulación advirtió la presencia en la nave de tres inmigrantes irregulares, que llevaban trajes de neopreno, y que habían accedido al buque por una zona próxima a los motores del mismo. Ello, unido al hecho de que se encontraran pegados al casco del buque por su exterior, levantó la extrañeza y la alarma del capitán del barco, que se personó en la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras para denunciar la situación, advirtiendo la sospecha de que pudiera haber algún riesgo para la seguridad del barco. Como consecuencia de esta advertencia, efectivos de la Guardia Civil se personaron en la nava para inspeccionarla, bajo la sospecha de que pudiera haber algún tipo de amenaza de activación de explosivo, por lo que el barco permaneció anclado en su atraque del puerto de Algeciras. Durante toda la mañana, la Guardia Civil realizó inspecciones oculares en el interior del buque, para descartar que pudiera haber algún artefacto que pusiera en riesgo la seguridad del buque. Junto a ello, efectivos de los Grupos de Especialistas en Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, se desplazaron hasta el embarque, para inspeccionar los bajos del buque, descartando también que se hubiera colocado algún explosivo en el caso del barco. Hasta tres salidas que el Euroferrys Pacífica tenía previsto realizar ayer (a las 6.00, a las 9.00 y a las 12.00 horas), se suspendieron como consecuencia de las inspecciones llevadas a cabo por seguridad por la Guardia Civil. Incluso, a algunos pasajeros que intentaron embarcar se les comunicó que el buque estaba retenido por razones de seguridad. Finalmente, a las 12.45 horas, y tras realizarse el embarque de los vehículos que se encontraban esperando en la Estación Marítima, el barco zarpó con su destino a Ceuta, ya con total normalidad y descartada la posibilidad de una amenaza de bomba. Los tres inmigrantes detenidos en tan extrañas circunstancias fueron identificados como S.B., M.H. y M.S., nacidos los tres en el año 1988 y naturales y vecinos de la localidad marroquí de Castillejos (Fnideq), próxima a la frontera con Ceuta. Los tres inmigrantes fueron entregados a la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía del puerto de Algeciras para proceder a su repatriación a Marruecos. Fuentes no oficiales de la Guardia Civil contactadas por El Faro Información expresaron ayer su malestar por el procedimiento seguido en el protocolo de seguridad del buque, lamentando que no se facilitara el traslado de los artificieros de Ceuta, entendiendo que se obstruyó la salida del barco contratada a tal efecto para el traslado de efectivos del Ejército o de la Guardia Civil. De cualquier forma, lo cierto es que la inicial alarma, lógicamente provocada por la situación en la que fueron encontrados los tres inmigrantes, se fue disipando a medida que la Guardia Civil fue descartando la posibilidad de una amenaza explosiva. Sobre la forma en que los inmigrantes pudieron acceder al buque, fuentes de la investigación indicaron que pudieron haber entrado por los desagües de los retretes del barco.