En el litoral de las Chafarinas se pueden observar colonias de Patella Ferruginea, que son de un tamaño muy grande (hasta 12 cm. de longitud).
El Ministerio de Medio Ambiente ha abierto el plazo de presentación de ofertas para el Estudio de la biología reproductiva de la patella ferrugínea en las Islas Chafarinas, un gasterópodo en peligro de extinción cuya presencia se mantiene presente en este archipiélago y en los alrededores de Melilla. El ministerio ha destinado a este proyecto 29.696 euros y el plazo de presentación de ofertas finaliza el próximo 10 de mayo.
El Ministerio de Medio Ambiente intentará evitar la progresiva extinción de la patella ferrugínea mediante un estudio que analice la biología reproductiva de esta lapa en las Islas Chafarinas y el desarrollo de técnicas de apoyo a experiencias para la producción de juveniles. La patella ferrugínea estuvo extendida hasta fechas recientes desde la zona del Estrecho de Gibraltar hasta el cabo de Gata, si bien en los últimos años se ha ido fragmentando, diezmando y desapareciendo de forma paulatina. Salvo las poblaciones de patella ferrugínea del norte de Africa, las restantes se encuentran por debajo de los límites variables. Las únicas poblaciones “normales”, con una densidad y distribución de tallas bien estructuradas, se localizan en Melilla y en las Islas Chafarinas. Sin embargo, las poblaciones del sur de la Península pueden considerarse al borde de la extinción o ya extinguidas. De ahí la importancia que tiene este estudio propuesto por el Ministerio de Medio Ambiente para la conservación de esta especie en las Islas Chafarinas. Se estima que la principal causa de la rápida regresión de esta lapa es la recolección para consumo humano o para ser utilizada como cebo de pesca.