protección marítima tarea de hoy  y de futuro
La canciller alemana, Angela Merkel, proclamó el miércoles la protección marítima como "tarea del futuro" de la Unión Europea y advirtió que la UE no debe concentrarse "en la utilización económica" del mar, sino en un desarrollo sostenible para paliar los efectos del cambio climático. "El cambio climático perjudica y modifica la ecología marítima, el litoral y sus regiones en una forma que parecía impensable", dijo la canciller, en la apertura de la Conferencia Marítima de la UE, que se celebra en Bremen (norte de Alemania). Merkel, en su calidad de anfitriona y presidenta de turno de la UE, llamó a "preservar el mar" para las generaciones futuras y a buscar "las proporciones correctas" entre el aprovechamiento económico y la protección medioambiental. La Comisión Europea propondrá en octubre un conjunto de medidas para impulsar una política marítima europea, que integre ámbitos como la pesca, el aprovechamiento energético o el medioambiente, anunció el presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso. La intención es presentar a los países de la UE un proyecto "ambicioso" para impulsar una política marina europea, según Barroso. Para el presidente de la CE, este proyecto "es tan amplio" como las propuestas que Bruselas impulsó a principios de año sobre política energética o para luchar contra el cambio climático. El actual equipo de la CE está impulsando un plan, coordinado por el comisario europeo de Pesca y Política Marítima, Joe Borg, para tratar de unificar la gestión de todos los asuntos relacionados con el mar. Bruselas anunció en el 2005 el comienzo de los trabajos y la preparación de un Libro Verde para aglutinar la gestión de todas las políticas vinculadas al mar; en junio del 2006 inició una consulta con todos los sectores interesados. La apertura de la conferencia, que se prolongará hasta el viernes y a la que acuden 400 expertos, estuvo precedida por protestas de organizaciones medioambientales, que exigen de las instituciones comunitarias una protección más efectiva del mar. Organizaciones como WWF y Robin Wood acusaron a Merkel y Barroso, de no adoptar pasos concretos contra la devastación de los mares, de tolerar con ello la sobrepesca y de no actuar frente a la acción contaminante de la industria.