agente incinerando coca
La Guardia Civil detuvo al pontevedrés F.Y.G.R. cuando pretendía hacerse cargo de la mercancía que transportaba el contenedor utilizado para esconder la droga.La empresa había declarado material industrial.
La Guardia Civil y la Agencia Tributaria consideran desarticulada una organización dedicada al tráfico de drogas después de interceptar el pasado 22 de marzo en el puerto gaditano de Algeciras un contenedor procedente de Venezuela con 300 kilogramos de cocaína. Los narcos habían escondido la sustancia estupefaciente entre palés que contenían diverso material industrial. Posteriormente, y como consecuencia directa de esta intervención, la Guardia Civil detuvo a F.Y.G.R., un pontevedrés de 57 años, como presunto autor de un delito de tráfico de drogas, ya que, según los investigadores que asumieron el caso, era el receptor de la mercancía, cuyo destino era el puerto de Vigo. Esta operación, que se encuadra en el marco de las actuaciones de control y lucha contra el narcotráfico que llevan a cabo miembros de la Oficina de Análisis de Información Fiscal de la Compañía de Especialistas Fiscales de la Guardia Civil con base en el puerto de Algeciras, en colaboración con funcionarios de la Agencia Tributaria, se puso en marcha una vez los agentes comprobaron que, además de la mercancía declarada, el contenedor transportaba cocaína. Constatada esta circunstancia, y previa autorización judicial, la Guardia Civil siguió la ruta del contenedor hasta Vigo, donde detuvo a F.Y.G.R. cuando se hacía cargo de la mercancía. El detenido es operario de una empresa que, en sus trámites aduaneros, declaraba transportar material industrial para, así, dar apariencia legal a su actividad, mientras que en el interior del remolque, entre la mercancía declarada, ocultaban la droga en diez bultos de forma rectangular y cerrados herméticamente con cinta adhesiva. Ésta es una de las más operaciones más importantes desarrolladas durante las últimas fechas por la Guardia Civil en el puerto de Algeciras, donde agentes de la misma unidad se incautaron en 2003 de media tonelada de estupefacientes, también oculta en un contenedor. Por otra parte, una española de 31 años fue detenida en Argentina cuando intentaba subir a un avión con destino Madrid con 6,8 kilogramos de cocaína que fueron descubiertos en uno de los controles del aeropuerto de Ezeiza, sito a las afueras de Buenos Aires. La cocaína estaba disimulada en esta ocasión en el interior de botones metálicos forrados de tela, separados en 16 bolsas de plástico, que la detenida llevaba en su equipaje.