valla CeutaLas Fuerzas de Seguridad extreman la identificación de vehículos y viajeros procedentes del Magreb. Los atentados en Casablanca y Argel han reactivado el nivel de 'alerta 2'
Los Cuerpos de Seguridad del Estado están en guardia. Los atentados perpetrados por Al Qaeda esta semana en el norte de África y su mensaje amenazante sobre la «liberación de Al Andalus» han motivado la reacción inmediata del Ministerio del Interior, que ha reforzado el nivel de 'alerta 2' que se activó al comienzo de las sesiones del juicio del 11-M.
Fuentes de la lucha antiterrorista han explicado que se mantiene «la guardia alta» en todo momento y confirmaron que se ha intensificado la actividad de prevención y de vigilancia, aunque dentro del nivel de alerta que se mantenía vigente. Entre las medidas que se han dispuesto se encuentra el refuerzo de los controles fronterizos, sobre todo en lo que concierne a la entrada en España de vehículos o personas procedentes del norte de África, lo que atañe especialmente a los puertos que tienen mayor flujo de comunicaciones marítimas con el Magreb, como Málaga, Algeciras y Almería.
El director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida, ha dado instrucciones respecto a las zonas consideradas «calientes» para que las Fuerzas de Seguridad del Estado refuercen la vigilancia y las tareas de información en estos puntos. Las zonas sensibles son Málaga, Algeciras, Almería, Alicante y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.
Las nuevas directrices consisten en intensificar los controles de documentación y de tránsito de personas o vehículos, y ello pasa por vigilar los centros de transportes, como son el aeropuerto de Málaga, los Puertos anteriormente citados, y las estaciones de trenes y autobuses de la ciudades marítimas. Las instrucciones de Mesquida no suponen variación en cuanto al nivel de alerta que ya se mantenía en vigor por el juicio del 11-M, sino que se enmarcan dentro de ese mismo plan de actuación.
Los atentados perpetrados esta semana en Casablanca y Argel por la organización Al Qaeda y, sobre todo, el hecho de que este grupo prometiera en su reivindicación no descansar hasta «liberar la tierra del Islam desde Jerusalén hasta Al Andalus» ha centrado todos los focos en el sur de España. Fuentes de la Policía Nacional confirmaron que han recibido órdenes para activar el nivel dos de alerta (en una escala de tres) ante el riesgo de que puedan producirse atentados.
El nivel de alerta activado implica la movilización de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para vigilar y proteger los lugares de alta concentración de personas, tales como las grandes superficies comerciales, las grandes infraestructuras de transportes, los acontecimientos deportivos y las áreas o edificios emblemáticos de las ciudades en las que puede darse una afluencia masiva de personas. También se reforzará la protección de otros objetivos estratégicos para el funcionamiento de la actividad ciudadana, entre ellos los relacionados con el sector energético, los centros de abastecimiento de hidrocarburos, las plantas de regasificación, y los centros de comunicaciones.
Del mismo modo, se reforzará la vigilancia marítima en litoral de Andalucía con el fin de evitar que los terroristas puedan alcanzar las costas españolas camuflados entre inmigrantes que tratan de llegar a nuestro país de forma irregular.
Los funcionarios también han recibido consejos por parte de los servicios de Información para extremen las precauciones en su vigilancia personal con medidas como modificar sus recorridos habituales y estar atentos a las personas que puedan resultar sospechosas.
lucha antiterrorista