Los Reyes de España y Marruecos
El rey Mohamed VI ordenó la semana pasada la construcción de un segundo puerto en el noroeste de Marruecos que se añadirá al de Tánger-Med que entrará en funcionamiento en julio de este año. Juntos los dos puertos marroquíes deberían tener, en el año 2015, capacidad para 8,5 millones de contenedores al año (3,5 millones Tánger-Med y cinco el nuevo), el equivalente al tráfico que tuvieron en 2002 todos los puertos españoles. Said Elhadi, presidente de la Agencia Especial Tánger Mediterráneo, señaló que la costa noroeste se convertirá así en uno de los mayores y más competitivos centros portuarios del Mediterráneo. La construcción de un segundo puerto acrecentará aún más la competencia con Algeciras que desde finales de los años sesenta apostó por el tráfico de contenedores. En 2006 procesó 3,25 millones contenedores estandarizados (de seis metros de longitud) y en el primer trimestre este año el tráfico aumentó un 16%. Esta cifra la coloca en el primer lugar en el Mediterráneo, en el sexto en Europa y en el puesto 25 de la clasificación mundial. Mucho antes de que se conociera la decisión real de construir un segundo puerto, la edificación de Tánger Med, y la adjudicación a Maersk, empresa líder mundial en el transporte de contenedores, de una terminal de contenedores preocupó a la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA). Manuel Morón, presidente de la APBA, ha organizado varias reuniones con instituciones locales, sindicatos e incluso la propia Maersk, para estudiar cómo reaccionar ante el desafío marroquí y seguir siendo líder en el Mediterráneo. La ubicación exacta del segundo puerto del noroeste de Marruecos no ha sido aún desvelada aunque se sabe que estará en algún punto de la costa a lo largo de los 40 kilómetros de distancia que separan Tánger-Med de Tánger, una ciudad que ronda los 800.000 habitantes. Su construcción costará 1.280 millones de euros. Tánger-Med y las infraestructuras que lo rodean supusieron un desembolso de 1.500 millones. El nuevo puerto dispondrá de 2.500 metros de muelles y estará también equipado con un Terminal de Gas Natural Licuado (GNL) así como con una planta de regasificación. La decisión fue tomada por el rey en una reunión con su consejero Mezian Belfki y el ministro de Transportes, Karim Ghellab. Desde que fue entronizado, Mohamed VI se ha esforzado por impulsar el desarrollo del norte que su padre, Hassan II, marginó. El ejemplo más espectacular es la candidatura de la ciudad de Tánger para acoger en el año 2012 la Exposición Universal.