España y en particular sus enclaves africanos de Ceuta y Melilla están en gran peligro de ser blanco de un atentado islamista, estimó este jueves el juez Baltasar Garzón, un día después de los atentados de Argel reivindicados por Al Qaeda. "Debemos considerar que en España estamos ante un riesgo muy alto de sufrir un nuevo atentado de origen islamista. Por tanto, es preciso extremar la prudencia y no perder de vista lo que sucede tan cerca, sólo al otro lado del Estrecho", dijo el juez en una entrevista al diario La Vanguardia.
Los dos enclaves españoles en el norte de África, Ceuta y Melilla, son objetivos prioritarios de los terroristas islamistas, según el juez de la Audiencia Nacional. Un día después de los atentados de Argel -que provocaron al menos 24 muertos y 222 heridos-, la prensa española y el juez Garzón recuerdan que la amenaza de Al Qaeda pesa sobre España. El grupo terrorista islamista proclama que España es un territorio que debe volver al seno musulmán, aludiendo a la ocupación árabe de una parte de la Península Ibérica entre los siglos VIII y XV. "Sólo estaremos en paz cuando hayamos liberado toda la tierra del islam de los cruzados, de los apóstatas y de sus agentes y cuando volvamos a poner pie en nuestra Al Andalus expoliada y nuestro Qods (Jerusalén) violada", afirmó el miércoles el grupo que reivindicó el atentado de Argel. Según el diario ABC, hace quince días, los servicios de seguridad de una gran potencia, de Estados Unidos o del Reino Unido, alertaron a varios países europeos, entre ellos España, de la inminencia de un atentado de Al Qaeda en África del Norte. Madrid se encuentran ya en estado de alerta máxima por el desarrollo desde el 15 de febrero del proceso de los presuntos autores de los atentados islamista del 11 de marzo de 2004 y de las recientes amenazas de Al Qaeda, según varias fuentes citadas por diferentes diarios españoles. El 11 de marzo, un vídeo publicado por la televisión en línea "La voz del Califato" vinculada a Al Qaeda, amenazaba a España, Alemania y Austria. Según ABC, el ministerio del Interior dio orden de arreciar la vigilancia de las redes y las personas susceptibles de vínculos con los islamistas y de vigilar en particular Ceuta y Melilla.