Desactivado el dispositivo de la OPE
Salvador Merelo, responsable de la Operación Paso del Estrecho (OPE) en el puerto de Algeciras, junto con representantes de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) mantuvieron ayer una reunión para analizar los datos de la operación activada por primera vez en la historia con motivo de la llegada de la Semana Santa. La causa de esta reunión fue las cifras de afluencia de la segunda fase del dispositivo, activada el pasado miércoles ante la previsión de una posible afluencia significativa de viajeros, lo cual ha quedado en una llegada muy escasa en el acumulado del jueves. Así, una vez analizados los datos, decidieron desactivar ayer el dispositivo especial, al entender que la afluencia que podría esperarse para estas fechas ha sido muy poco representativa y que no se espera que se incremente en lo que resta de Semana Santa. Entre las 6.00 y las 9.00 horas de ayer, los primeros barcos con destino a Ceuta y Tánger salieron “casi al completo de pasaje”, según señaló Salvador Merelo, pero el resto de la jornada estuvo marcada por una bajada importante de la afluencia, lo que supone un movimiento de pasajeros en la estación marítima similar al de cualquier otro periodo del año.
Esta situación llevó ayer a Protección Civil y APBA a desactivar la intercambiabilidad de billetes entre las navieras que realizan la travesía del Estrecho, al entender que esta medida especial no está ya justificada al no existir unos índices de afluencia que recomienden agilizar los embarques para evitar colapsos. Así, si en la primera fase (establecida el pasado sábado y domingo) no se detectó ningún incremento considerable que obligara a un dispositivo especial, la segunda fase de la OPE de la Semana Santa (establecida para Jueves y Viernes Santo) ha demostrado que la previsión no se ha visto correspondida, en esta ocasión, por una realidad de afluencias masivas. La normalidad en los embarques, las esperas lógicas de la llegada de los barcos, la inexistencia de colas y la ausencia absoluta de incidencias han sido las características de esta OPE de Semana Santa, activada por primera vez en la historia pero que no se corresponde con un cambio real en los movimientos de viajeros magrebíes. Esta operación fue activada con carácter preventivo después de la situación que se vivió en el Campo de Gibraltar durante la pasada Navidad, cuando la imprevista llegada masiva de viajeros magrebíes colapsó los accesos a la ciudad y al puerto de Algeciras. La mayoría de viajeros magrebíes residentes en España y el hecho de que dichos movimientos no pudieran ser medidos en pasos de frontera hizo que se activara este dispositivo especial para prever la posible afluencia durante la Semana Santa que, finalmente, no se ha producido.