La Francesa CMA-CGM apuesta por CádizSi los fuertes movimientos que se están produciendo en el tráfico del Estrecho con la apertura del nuevo puerto de Tánger han despertado el interés de navieras por posicionarse en esta zona, otras, en cambio, estudian escapar de la falta de espacio que ha provocado este efecto llamada. Éste es el caso de la empresa CMA-CGM, de nacionalidad francesa y la tercera del mundo en el transporte de contenedores tras Maersk y Mediterranean Shipping Company (MSC), estudia trasladar a Cádiz las operaciones que desarrolla en el puerto de Algeciras.
Fuentes de la delegación de la compañía en Cádiz confirmaron ayer este interés y detallaron que «entre finales del pasado año y principios de éste» comenzaron el estudio sobre la oportunidad de este cambio y se iniciaron los contactos con la Autoridad Portuaria para conocer aspectos de funcionamiento de la infraestructura gaditana como precios o servicios. Las mismas fuentes explicaron que el motivo de este posible cambio es la «ligera congestión» que sufre el puerto de Algeciras, donde la multinacional Maersk copa el grueso del movimiento de contenedores y hasta dispone de una terminal propia de 68,6 hectáreas. De hecho, esta situación de saturación ya ha obligado en ocasiones a trasladar las operaciones al puerto de Cádiz, «donde el resultado fue bueno y no hubo problemas», según apuntaron desde la delegación de Cádiz.
La intención de CMA-CGM es ganar espacio para poder «mejorar la operatividad» de sus movimientos en la provincia, desde la que tiene abiertas rutas como la que une Portugal, Francia y Holanda con Brasil. De hecho, las principales conexiones marítimas de la naviera francesa son con el Caribe y las Antillas francesas, aunque también tiene rotaciones con Estados Unidos u Oriente Medio, según explicaron. Respecto a la distribución de las cargas por la provincia, la delegación gaditana apuntó que una de las principales es el aceite y argumentó que el traslado de Algeciras a Cádiz no afectaría a su logística habitual, ya que éstas se reparten por varias zonas y no están concentradas sólo en áreas próximas al Campo de Gibraltar como sí ocurre en otros casos.