DEA
Agentes de la Guardia Civil, en colaboración con funcionarios de la Agencia Tributaria, intervinieron ayer en el puerto de Algeciras un alijo de 277 kilogramos de cocaína, mercancía que venía oculta entre palés que contenían una carga legalmente declarada de envases de pimentón, en el interior de un contenedor procedente de Puerto Callao (Perú), según informó el instituto armado en una nota a los medios de comunicación. En sus trámites aduaneros, la empresa propietaria del contenedor declaró transportar pimentón para dar apariencia legal a su transporte, pero entre la mercancía transportaban siete mochilas ocultas, que contenían 277 bultos con un kilo de cocaína cada uno. La Guardia Civil destacó que se trata de la segunda operación de estas características que se realiza este año en el puerto algecireño, tras la intervención en marzo de 300 kilogramos de cocaína por la que fue detenido un vecino de Pontevedra que actuaba como receptor de la mercancía. Esas dos actuaciones se suman a otras tantas que se realizaron el pasado mes de noviembre, en las que se decomisaron 320 y 200 kilos de la citada sustancia. El contenedor, como en las ocasiones precedentes, venía sin cabeza tractora y, por lo tanto, también sin camionero al mando, con lo que por el momento no se han practicado detenciones. Las organizaciones dedicadas al narcotráfico cada vez corren menos riesgos. La mercancía iba a ser depositada en las instalaciones portuarias a la espera de que alguien se hiciera cargo de ella. Según algunas fuentes, iba a introducirse en el país a través de Extremadura, probablemente para su posterior distribución a países del centro de Europa. El instituto armado destacó en este caso la colaboración obtenida desde la Drug Enforcement Administration (DEA), la muy famosa agencia contra la droga de los Estados Unidos, que investiga numerosísimas operaciones en Perú, Colombia y otros países de Centroamérica y Suramérica de donde procede la cocaína. Según las citadas fuentes, la operación ahora realizada en las instalaciones portuarias algecireñas continúa abierta, y no se descartan detenciones.