Σαμοθράκη
El petrolero de bandera griega Samothraki (Σαμοθράκη) embarrancó ayer en aguas próximas a la zona de Punta Europa, en Gibraltar, cuando navegaba con 40.000 toneladas de fuel en sus tanques. Según fuentes portuarias gibraltareñas, el barco se dirigía hacia el puerto británico de Birmingham tras haber partido días atrás de Libia. Entre las dos y las cinco de la madrugada, el buque quedó encallado en un arrecife cuando concluía su paso por el Estrecho. Las mismas fuentes confirmaron que el buque sufrió daños en varios tanques de agua sin que se produjese vertido alguno. Ni los tanques que le sirven para su propia propulsión ni los que albergaban la carga de fuel sufrieron daños. Desde primeras horas de la mañana, las autoridades gibraltareñas, en colaboración con el armador del buque y la empresa consignataria, iniciaron los trámites para rescatar al petrolero, que, gracias a su sistema de propulsión y a dos remolcadores, volvió a navegar. Aunque Salvamento Marítimo ofreció el barco de apoyo Miguel de Cervantes para dichas labores, no fue necesaria su intervención, según fuentes portuarias del Peñón. Tras salir de la zona de rocas en la que encalló, el buque quedó fondeado en la zona de Levante, fuera de la Bahía de Algeciras, por lo que las autoridades de Gibraltar convocaron una reunión del gabinete de crisis, en la que participaron los responsables portuarios, miembros del gobierno y de la empresa consignataria del buque. En el encuentro se barajaron dos posibilidades: extraer el fuel que el barco contenía en sus bodegas y proceder a su reparación en los astilleros de Gibraltar o dejar que continuase navegando bajo la vigilancia de remolcadores, con destino al puerto de Cádiz, para que allí sea reparado de los daños sufridos. Todo apunta a que se opte por la primera posibilidad.